REVOCATORIA EN AREQUIPA

La columna

revocatoria arequipa

Todo el Perú (gracias al centralismo que también caracteriza a las comunicaciones) es testigo ahora de la intensa campaña pro revocatoria de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, cuyo nivel ético, político e intelectual, es francamente indigno.

En cambio, casi nadie sabe nada sobre los otros cientos de procesos de revocatoria que también tienen lugar en el resto del país. Por ejemplo, en Arequipa, en el mes de julio serán sometidos a ratificación 8 burgomaestres de los distritos de Uchumayo, Chala , Chachas, Punta de Bombón, Andaray, Viraco, Iray y Pampacolca.

Más allá de la anécdota, esto significa que la democracia peruana (si aún merece llevar esa etiqueta) no sólo es tramposa, ramplona, oportunista e interesada; sino que además está tan centralizada como las oportunidades y el desarrollo mismo en el país. ¿Qué información tiene usted, por ejemplo, sobre las razones y argumentos que guiarán el proceso de revocación en un distrito tan cercano como Uchumayo?

Esto significa -a su vez- que por mucho crecimiento macroeconómico, instalación de nuevos “malls”, incremento del consumo de marcas y franquicias extranjeras que haya; eso no significa que estemos avanzando realmente como sociedad. Si el proceso de revocatoria en Lima tiene las lamentables características que observamos a diario en televisión, lógicamente decepcionados, imagínense ustedes el nivel en el que se desarrollará la “guerra electoral”, que es en lo que se ha convertido, en uno de estos distritos arequipeños. Y todo, ante nuestra indiferencia total.

Así las cosas, no cabe duda que estas mismas características limitarán el próximo proceso electoral municipal y regional que tendrá lugar “ahorita”, el 2014. En nuestro reducido horizonte político no se avizoran cambios ni sorpresas. Nuestra democracia carece de vitalidad y vegeta a la sombra de la corrupción generalizada y la mediocridad de propuestas y actores. No es difícil entonces llegar a la aterradora conclusión que, como sociedad, no sólo no estamos avanzando, sino que vamos retrocediendo.

¿Qué hacer? ¿Volvemos al vano intento de revitalizar, fortalecer, financiar e impulsar a los partidos políticos, considerados hasta hoy como el soporte del sistema democrático, en la ingenua esperanza de que operen como colectivos que platean enfoques y propuestas (la palabra ideología resulta ya anacrónica), que practican la democracia interna, que se asientan en un conjunto de valores cívicos y aspiran a servir a una colectividad? Esa sola idea suena por estos días como una burla, dada la forma en que se han conducido los partidos o movimientos formados exclusivamente para acceder a puestos de poder, tanto en el Congreso como en los gobiernos regionales, municipales y el nacional.

A estas alturas, muy pocos pueden desconocer la forma en que se reparten los cupos en las listas congresales o municipales, en el que los aportes monetarios definen todo y cuya entrega es considerada –ya sin hipocresías- una “inversión de corto plazo”. El sólo nombrar las palabras “dieta” y “gastos de representación”, resulta- con razón- irritante para el electorado,

perfectamente consciente del uso clientelista y aprovechado que han hecho sus representantes en estos cargos. El Congreso, por ejemplo, tras el último intento de aumentar el pago por gastos de representación, ha socavado su propia imagen a un grado completamente nocivo para la democracia en general, más allá del irrecuperable desprestigio personal en el que han incurrido y que resulta penoso, no por ellos mismos, sino por el retroceso que esto representa para la consolidación del sistema de representación en el país.

Los partidos políticos también resultan anacrónicos y su lenta muerte, en el mundo entero, parece irreversible. Las nuevas formas de organización colectiva para hacer política están en proceso de germinación, pero entre tanto, aún gaseosas como suenan, hacen falta buena voluntad y honestidad para hacer frente a lo que se viene.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Una respuesta a “REVOCATORIA EN AREQUIPA”

  1. Hernando dice:

    Maria está mas perdida que huevo en cebiche de chancho. La revocatoria es una medida legal y es una VOTACION. Si la mitad mas uno de los votantes dice que si, el señor del bigote se va. Punto. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE