Los acuarelistas arequipeños

El regreso

Hace un par de años vengo investigando las raíces de la acuarela arequipeña para un libro que ya he concluido y que pronto verá luz, pero que me ha permitido conocer de cerca el arte del agua y el color en manos de los grandes maestros nacidos bajo el volcán y que probablemente pasaron a la historia como grandes desconocidos para el común de los arequipeños.

Arequipa ha sido cuna de grandes acuarelistas desde mediados del siglo XVIII con la llegada a la ciudad del pintor arequipeño Fernando Zeballos que trajo la técnica para enseñarla a sus alumnos particulares, luego de estudiar en Europa. Desde entonces el avance ha sido cíclico en su evolución y el desarrollo de la técnica, le ha dado el carácter que tiene gracias al talento de nuestros artistas que se han encargado de hacer que su fama trasponga nuestras fronteras.

Eso se debe a que un grupo de artistas arequipeños encabezados por José Álvarez y José Luis Villanueva, dos visionarios que compartieron la misma mística y se embarcaron en la gran empresa de formar lo que fue el Centro Artístico de Arequipa, una institución pionera en la enseñanza del arte en el país que funcionó por treinta años, desde finales del siglo XVIII y el siglo XIX; y que fue el caldo de cultivo para que se formen los grandes artistas de Arequipa. Desde entonces las oleadas de acuarelistas no han parado y hemos tenido grandes exponentes, desde las primeras promociones de acuarelistas del Centro Artístico, como Manuel Masías, Casimiro Cuadros, Manuel Alzamora y tantos otros que he podido rescatar de viejos periódicos y revistas amarillentas refundidas en cajas o en archivos particulares de unos pocos familiares que aún quedan; pero que han hecho posible reconstruir esta historia y sobre todo, reproducir sus valiosas obras para este libro.

He visto las acuarelas del genio Jorge Vinatea Reinoso, de Manuel Morales Guzmán y Federico Molina, los bellos paisajes de Guillermo Mancilla y de los grandes hermanos Teodoro y Alejandro Núñez Ureta, dos de los más importantes y que le dieron el carácter y la fama a la acuarela arequipeña. Una recopilación de la historia de estos y muchos otros acuarelistas que me ha hecho vivir una experiencia fascinante y darme la oportunidad de reunirlos en este primer tomo para que los lectores sepan quiénes fueron nuestros artistas más importantes. Este primer volumen abarca desde 1840 aproximadamente, hasta 1940.

Pero el trabajo no termina allí, iniciaré ya la investigación para la segunda entrega que tendrá a los grandes como Luis Palao y Mauro Castillo, Ramiro Pareja, Ricardo Córdova o Luis Pantigozo, hasta los jóvenes pintores que lograron ya un reconocimiento importante y que forman parte de la nueva hornada de acuarelistas. Un legado, aunque quizá incompleto, para que las nuevas generaciones de artistas y arequipeños interesados en el desarrollo de la pintura en nuestra ciudad, sepan quiénes fueron aquellos hombres quienes le dieron el título a la ciudad como “cuna de grandes acuarelistas”.

También puedes ver

No se encontraron resultados

4 respuestas a “Los acuarelistas arequipeños”

  1. Luis Aquino dice:

    Excelente post, ahora sabemos quienes son los acuarelistas con renombre.

  2. La columna “El Regreso” de Omar Zevallos

  3. Alberto Arispe Velarde dice:

    Estoy interesado en comprar acuarelas arequipeñas pero es muy difícil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE