Los culpables nunca se mojan

La Revista
4a

CUERDA HUMANA. Peatones debieron tomarse de las manos para no ser arrastrados por la corriente mientras cruzaban la avenida.

Los comerciantes de El Palomar se preparan para privatizar el mercado y, tras la tragedia, ha surgido una división entre los damnificados que acusan a sus dirigentes de no “moverse” para que puedan recibir algún tipo de indemnización por las pérdidas estimadas en 700 mil soles.

A pesar de sus divisiones hay algo que tienen claro: la naturaleza no fue la causante de su desgracia, sino la desidia de varias autoridades, de una empresa constructora y una minera.

LA DANZA DE LA LLUVIA

Ana Luz Pari, la vicepresidente del mercado mira el cauce por donde ingresó la torrentera. “Hace años también llovió así y durante más horas, el agua salía por la pista pero nunca entró al mercado” recuerda. Luego, con el brazo, señala hacia el frente, hacia el Intercambio Vial que no tiene cuando acabar el Consorcio Arequipa III. “Cómo es que el Municipio autorizó que angostaran la torrentera, por qué no previeron que si dejaban la arena cerca de la torrentera la lluvia…

Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital: [purchase_link id=”47039″ style=”” color=”” text=”Comprar con Paypal”]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE