Acuarelas & Killas Khuyay: ¡Esto no son notas de prensa!

Menú Chino

Zoila Vega

Mientras algunas autoridades locales se inmortalizan bailando Harlem Shake en el ciberbarrio y el tráfico local se torna cada vez más insoportable, la urbe albergará dos actividades culturales imperdibles en los próximos siete días. Alicientes que la vuelve más vivible.

Sin orquesta sinfónica ni sombreros de copa, hoy (viernes 19), la violinista e investigadora musical Zoila Vega Salvatierra presenta su reciente novela Acuarelas (La Travesía Editora, 2013) en el Museo de Arte Contemporáneo. Se prevé que Vega Salvatierra explique el carrusel de sucesos y  los deliciosos impulsos que la empujaron a bosquejar una nueva producción en menos de 60 minutos. Los comentarios estarán a cargo del director del museo Eduardo Ugarte y Chocano y la directora de este medio, Mabel Cáceres Calderón.

Arthur Zevallos, editor del relato es concreto. “Vega Salvatierra ha desarrollado un ritmo y prosa única. Ha agarrado el ritmo que le cuesta conseguir a muchos novelistas. Ella lo tiene. Acuarelas promete. Fue premiada en España”, justifica. En efecto, los resultados la respaldan. El buen narrar o el ritmo y otras cuestiones zodiacales le valieron varios premios. Uno de ellos fue el galardón Julio Ramón Ribeyro otorgado por el Banco Central de Reserva.

La novela se divide en veintiocho capítulos que narran la historia de un chileno especialista en teoría del arte que queda cautivado por el hallazgo de pinturas desconocidas. Efervescente por la técnica y la composición, el mapocho se lanza a la búsqueda de sus orígenes y autor. El vértigo de la novela inicia en el país sureño y desemboca en Arequipa. El relato se refuerza en varias aristas por un el intercambio de cartas y recortes de la prensa local. Todo en 133 páginas.

En el otro extremo de la ciudad, el próximo 26, Rosana Alegría Reymer y Junior Montoya lanzan la segunda Feria Inka Raymi Killa en el patio de una vetusta casona, en el 101 de la Calle Beaterio, al costado del río Chili. No es un evento hippesco. Es un espacio para adquirir diversos accesorios, ropa vintage y hasta miel para endulzar-se! Todo revestido de una inconfundible onda eco-ambientalista. Pero no todo quedará confinado en el consumo, la libre oferta y demanda. También habrá espacio para la música, poesía, films y pintarse la cara. El 27 se programarán lectura de poemas, música en vivo y “caritas pintadas” con la temática “La Biodiversidad en el Perú” y “Mamá, de grande quiero ser Oswaldo Reynoso”.

Rosana Alegría Reymer advierte que la Feria Inka Raymi Killa no solo se respalda en la promoción y venta de artículos vintage. El evento transmite mensajes que llaman a reflexión ambientalista: consumir y contaminar menos para vivir mejor. Y tú joven artista-poeta-pintor-narrador-y-hasta-periodista, ¿Qué haces para erosionar cada vez menos el planeta? Ven y entérate.

 

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE