Ciudades Patrimonio

El regreso

 

Acabo de estar en la bellísima Habana Vieja, en Cuba, que viene siendo restaurada ya desde hace vario años, gracias al empuje que le ha puesto un hombre que ama su país, su ciudad y su patrimonio; se trata del historiador Eusebio Leal, quien viene trabajando en condiciones muy difíciles, en medio de una grave crisis económica por la que atraviesa Cuba y con una enorme entereza para lograr sus objetivos que no son solamente recuperar el color y los capiteles y frisos de aquellas viejas casonas coloniales, sino crear conciencia entre los habaneros y los visitantes.

 

Ha explicado que los trabajos de restauración se ejecutan en un marco de legalidad y respeto para que no se transforme la ciudad, donde no todo puede ser museos. Ha demostrado que es posible el éxito de iniciativas privadas en armonía con la arquitectura y la comunidad, siempre teniendo “la cultura como plataforma del desarrollo humano”, advirtió: “Esta es la clave”.

foto el regreso 9 abrEn efecto, si no tenemos una cultura de respeto hacia nuestros valores y a nuestro pasado, difícilmente podemos preservarlo y mucho menos, quererlo y esto tiene que ver con nuestra idiosincrasia y lo que venimos experimentado en una ciudad como Arequipa, que también es Patrimonio Cultural de la Humanidad y que en contraposición a lo que hace Leal, estamos destruyéndola paulatinamente.

Y no sólo hablo de los imberbes que pintarrajean las paredes de sillar con un spray creyendo que hacen grafitis, sino de los atropellos que ya son moneda corriente para las autoridades ediles, que destruyen el patrimonio de la ciudad so pretexto de “modernizarla”, echando cemento y mal gusto a las “obras” que ejecutan. Y la verdad es que no se necesita más que criterio y ganas de hacer las cosas bien, recuperando poco a poco los lugares emblemáticos de la ciudad, aunque nos demoremos 20 años en hacerlo, pero que sea un proyecto continuo, porque las autoridades pasan, pero los buenos proyecto perduran.

Pero como ya sabemos, la cultura es la última rueda del coche y obviamente es lo último que les interesa a las autoridades, por lo tanto jamás será la plataforma para nuestro desarrollo humano, como apunta el historiador Eusebio Leal; y quizá estemos asistiendo a la crónica de una muerte anunciada, parafraseando a García Márquez, para describir un negro porvenir que terminará con los pocos vestigios de patrimonio que nos queda en una ciudad que recibe el maltrato diario vestido de indiferencia.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Una respuesta a “Ciudades Patrimonio”

  1. Pablo dice:

    Acaso no es así la mentalidad Peruana?…los ganadores de culquier eleción llegan al poder y lo primero que piensan es subirse el sueldo, después se concentran en desarrollar el centro historico y no les importa en absoluto los alrededores o sea distritos; en los distritos en la misma m, y aún peór, la gente habren tiendas, talleres de reparatura al estilo Juliacaca City y así Arequipa se ha convertido en un mercadillo, y como Du. lo dice a Vista y pachocha de los Alcaldes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE