Chiquitas

Sobre el volcán

nadine heredia caricatura

BORRACHITOS    DE PODER

A los los Heredia-Humala   no les interesa ni la democracia, ni la antidemocracia, ni la verdadera, ni la falsa, ni la incipente, ni la frágil, ni la firme ni la bamba. Solo toman decisiones por reacción, por presión pública, o la mais grande asesoría do mundo, o la voz de Nadine,  nunca por  convicción ético política, o programa.  Eso ya lo superaron. Ellos son pragmáticos, como Fujimori. Sin ideologías. Sin ideario. Sin  ideas.  Solo quieren, aman, desean más poder, lo demás no importa. Si es gran o pequeña transformación, si es  con o sin hoja de ruta, con Repsol o sin Repsol ¿qué importancia puede tener?   Más allá del poder… todo es ilusión.  Esa parece su única idea, su  única divisa.

El ÚLTIMO BASTIÓN

 Sólo la presión y expresión pública de las instituciones,  de los medios  y de los ciudadanos democráticos puede parar los irreprimibles apetitos de poder. Defendamos todos la democracia, o por lo menos  esa amplia mayoría que le conviene  personalmente defenderla porque no tiene poder. En cada movimiento, en cada movida de éste y otros gobiernos. Vigilemos y controlemos (aún con nuestros comentarios callejeros o amicales)  a todos los que  demuestran  que les importa un rábano  el  sistema democrático en sí mismo.  No hay alternativa política para la gran mayoría, salvo una democracia firme. Todas las otras son retornos al pasado pre democrático o pseudo democrático. Y entre las alternativas seudo democráticas la peor es el populismo: paternalismo infructuoso, asistencialismo y demagogia: seducción masiva a través de  dádivas, inauguraciones, sonrisas, ponchos y chullos para la foto.  O  cocinas, bizcochos o lo que fuera para tener contento al populorum,  aunque sea un rato, aunque no aprenda a pescar.  Y que no se olviden  de Nadine  el día de las elecciones.

LIBERTAD DE EXPRESION

Nuestra historia lo muestra: todo sistema no democrático es una puerta abierta a la corrupción. Y los efectos los soporta el que menos poder tiene.  Si el poder se concentra se vuelve in controlable.   Defendamos la libertad de expresión, es la última carta de la democracia.  Cuando no hay esa libertad, como en Venezuela, Cuba , Ecuador, etcétera, significa que ya no hay nada de democracia: es el último bastión (las dictaduras ahora  se disfrazan  de democracias).  Ese afán exclusivo de poder  que los incautos  llaman pragmatismo,  se expresa en la estúpida e inmoral confesión callejera que dice:  “roba, pero hace obra”.  Claro  que  para robar  y atornillarse en el poder no se necesita ninguna ideología, ninguna doctrina, ninguna idea que no sea el poder mismo. Bastan los apetitos   ¿Para qué principios o valores jurídico, democrático constitucionales?

PEDOFILIA Y CELIBATO:

A pesar que Segismundo Freud ha desmontado el mecanismo y las consecuencias de la auto  violencia  que implica  reprimir las pulsiones y  llamados de la naturaleza  y a pesar de las sinrazones para mantener el celibato sacerdotal (decisión voluntaria devenida prohibición sexual: tabú) la cruel y escandalosa realidad  ha demostrado lo poco voluntarios  que son y han sido los miles de sacerdotes pedófilos  (violadores de niños) que en el mundo son y han sido.  Pero no hay que olvidar que en 1827, un sacerdote de la misma iglesia, nacido en el valle de Tambo, en la costa arequipeña,  dio un largo y contundente discurso contra el celibato en la arequipeñísima  Academia Lauretana;  motivo por el cual su discurso aparece en el índice de los libros prohibidos o anatemizados   por el Vaticano.  Razón por la cual  el tío Juan Gualberto nunca ascendió en  la jerarquía eclesiástica  y hasta su muerte no pasó de “Dean”.  Algo  así como el Jefe de Seguridad  de la Catedral. Pero fue el primer Rector elegido de la  Universidad Nacional de San Agustín    

LEGALIZACION: DISCUTAMOS

No sé qué tiene que ocurrir para que las autoridades y líderes en nuestros países reconozcan no solo la  imposibilidad  de combatir  el narcotráfico  exitosamente  con sus mismas violentísimas armas, sino que  tampoco   hay a futuro   salida   exitosa  posible por esa vía: violencia contra violencia.   ¿Qué necesitan  para reconocer el fracaso  de la ya añeja política anti drogas  Made in USA,  que es la nuestra?    Y si reconocieran  lo evidente,  aceptarían   por lo menos   la  discusión  sobre la legalización.  Ya ha ocurrido en algunos   Estados Norteamericanos y los ciudadanos no se han vuelto locos o delincuentes furiosos o violadores o terroristas.  Lo que va a ocurrir si se legaliza poco a poco y droga por droga, previa discusión,  es que lleven a la quiebra  a los hiper prósperos comerciantes clandestinos e ilegales   de  esos productos.  El problema de la droga  no es la droga misma sino el narcotráfico que eleva enormemente la violencia y conflictividad de los países no muy maduros y de por sí bastante violentos. El narcotráfico existe como consecuencia de la ilegalidad. La marihuana se usa hace cinco mil años y sólo en el siglo veinte, con la represiva y nefasta  política anti drogas norteamericana,  desde 1924, se ha  inventado  el mal, se le hizo delito  y se inventó el delincuente.  La moral,  la  satanización,  hizo lo demás.  La legalización vuelve  innecesario el narcotráfico. Cómo ocurrió en los EEUU con la Ley Seca en los años 30.  Y si el verdadero problema es la violencia  que genera la ilegalidad, la salida está cantada.  O por lo menos la discusión al respecto.  Y luego el cómo hacerlo.  Los que no han leído ni experimentado con drogas, están seguros que se si se legalizara la venta de  marihuana, por ejemplo, todos los que nunca consumieron van a acudir en masa a las farmacias a comprarla: la abuelita por ejemplo.   ¿La abuela, o la mamá,  van a comenzar a fumar sus cigarros  de cannabis  apenas  se enteren que es legal?  Pero el  consumo ya es legal (aunque absurdamente no su comercio).    Y la  abuela sigue sin despegar.

CORRESPONDENCIAS:

Hay ciertamente una correspondencia mecánica  y evidente  o más sutil  y menos evidente entre los decires y las conductas políticas, como se puede ver en el caso del esperpéntico sátrapa que desgobierna en la hermana Venezuela. Es una verdadera caricatura de Chávez, que era a su vez la caricatura del tradicional  dictadorzuelo latinoamericano de izquierda o derecha, patética fotocopia de Fidel enbadurnada de petróleo.   Pero entre   Somoza o Castro, Pinochet o Chinochet, no hay  diferencia relevante. Son caimanes del mismo pozo. Lo  primero que hace toda dictadura,   hasta el último día,   es  impedir  el control político, su propio control, que es la esencia de la democracia. Terreno y condición indispensable e infalible  para la corrupción.  ¡Democracia o muerte, Venceremos! 

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE