Discurso de las intenciones puras de Jorge Luis Roncal

Columna de letras Avatar
Portada

Portada


Ayer, en la Alianza francesa, se presentó la cuarta edición del poemario Discurso de las intenciones puras, uno de los referentes de la poesía peruana de la generación del 70. Aquí unas palabras que leí en dicha presentación.

Conocí a Jorge Luis Roncal en un viaje a Chile hace siete años en un encuentro de escritores latinoamericanos. En aquel Congreso la pauta era por demás interesante. Se trataba de reunir  autores, en su mayoría poetas, de una trayectoria ya reconocida con algunas “nuevas voces”. Con 27 años y algunos concursos ganados, era yo, en realidad un aspirante a “nueva voz”, era el calichín peruano deseoso de conocer a los dinosaurios de las letras actuales, de los que dicho sea de paso sabemos muy poco, oh paradoja, en esta época de globalización. Antes ya había escuchado el nombre de Jorge Luis Roncal, mencionado por un profesor en la universidad cuando nos hablaba raudamente de la generación del 70 en la poesía peruana. Sentí que era mi ocasión de nutrirme de una fuente directa, así que le hice conversación. Al principio lo caracterizaba su acento educado y amable. A media que iba tomando confianza, no sé si por tocayos o por peruanos en un país extranjero, su conversación se hacía más coloquial e incluso con cierto gusto por contar chistes muy a la peruana. Sintonizamos prontamente.

Ahora, otra cosa era cuando subía al estrado y leía sus poemas. Inmediatamente percibí que la suya no era una poesía del verso de la inspiración chispeante, no es de aquellos poetas de palabras trapecistas que escriben y en la mayoría de los casos no saben lo que dicen y les salen las cosas casi sin querer queriendo. No, Roncal es un poeta que sabe de lo que escribe. Sabe que la poesía es un acto de transformación y una fuente de conocimiento. Y en este trabajo se esmera. Thomas Mann decía que la virtud del escritor está en convertir las ideas en sentimientos y los sentimientos en ideas.  Jorge Luis Roncal logra este cometido con un lenguaje sencillo y a través de la elaboración de imágenes complejas pero al mismo tiempo, primigenias.

Para mí es un gran gusto refrescar esa buena impresión que me causó escuchar su poesía de viva voz hace siete años; ahora, a través de la lectura de este grato libro Discurso de las intenciones puras, del que quiero tomar unos versos para tratar de compartirles mi impresión.

¡Déjame morir muchacha en el vértigo sensual de tu mirada

            déjame arañar desesperado

tu cuerpo o la sombra tu cuerpo caudaloso

déjame morder como un suicida tus labios de ámbar

no flor artificial sino pozo de agua magnética!

¡Déjame trepar hasta tu cuello aferrarme hasta tus hombros

cual si fuesen imanes o polvos de la vida

y después caer ruidosamente hasta besar tus pies

 y reposar desfallecido con mi cuerpo ausente pero tuyo!

En el centro de este “discurso”, cuyas intenciones aunque no parezcan son puras, se halla una relación dialógica, un diálogo permanente entre un “Tú” y un “Yo”. El uno frente al otro, que en este caso es la amada. El  poeta Roncal aborda aquí un tema crucial: el reconocimiento de nuestro ser, y de su complejo proceso a través de la alteridad. Como seguramente lo podría explicar en sendas páginas el psicoanalista Sigmund Freud; solo podemos reconocernos a través del Otro. Y es que solo en ese cuerpo que no es el nuestro y en esa vida irremediablemente ajena, podemos ser nosotros mismos. Y cuando esto sucede, ya no hay otro, ya no hay dos. El instante de la enajenación más completa es el de la plena reconquista de nuestro ser. También aquí todo se hace presente y vemos el otro lado, el oscuro y escondido, de la existencia. De nuevo el ser abre sus entrañas. Pero ese Otro, en este poemario, es importante observar esto, no siempre es la amada, algunas veces es el lenguaje y otras la realidad misma, lo cual enaltece esta poesía.

He leído este libro con mucho interés y escrito estas líneas con un sincero aprecio por Jorge Luis Roncal como poeta y amigo.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE