Recuperar la ciudad

La columna

2 foto para columna Mabel

A estas alturas hasta nos parece normal vivir entre el insulto, el empujón y la basura; pero lo real es que existen en el mundo muchas otras ciudades que, con menos recursos financieros y humanos, han conseguido llevar su vida colectiva con “decencia”, en la acepción que aquí solemos emplear para referirnos a una situación con limitaciones, pero digna y presentable.

En Arequipa, paradójicamente, el crecimiento económico sólo ha servido para caotizar más una ciudad de por sí rebasada por un crecimiento urbano tan vertiginoso como desordenado, la falta de planificación y la veleidad de sus autoridades, siempre en busca de los votos de la masa inmigrante y desposeída que se gana su derecho a la vivienda a punta de ejercer la violencia, en invasiones y disputas de terrenos que agudizan los problemas al punto de hacerlos inmanejables.

En esa situación nos encontramos justo ahora, cuando falta poco más de un año para el inicio de una nueva campaña electoral. La ciudad está siendo jaloneada por los promotores de invasiones que, en esta modalidad, han conseguido aglutinar un enorme caudal electoral, con lo que negocian de igual a igual con el poder establecido, léase gobierno regional y municipio provincial; y las grandes franquicias y tiendas por departamento transnacionales que han tomado por asalto las mejores zonas de la ciudad, persiguiendo únicamente lucro e inutilizando y caotizando al extremo avenidas tan estratégicas como la Ejército, La Marina y Lambramani; y a punto de desnaturalizar áreas como Yanahuara tradicional y el centro histórico.

Arequipa y los arequipeños que la conforman tienen muchos defectos y carencias, es verdad, pero tampoco estamos en una situación de indigencia material y moral, como para no reaccionar ante estas dos amenazas, si bien desde sectores opuestos, igualmente nocivas y toxicas para la conservación de la urbe y para su crecimiento planificado en busca de un ambiente limpio, saludable, ordenado, bello y único en el mundo, gracias a la preservación de sus tradiciones y usos.

Por tanto, le toca ahora a la ciudadanía arequipeña, de cuna o por derecho de uso, asumir un rol más activo en el cuidado de su propio hábitat. No podemos dirigir todas nuestras quejas a las autoridades de turno (que buena parte de responsabilidad tienen) si, a la vez, no hemos hecho de nuestra parte un esfuerzo sincero y sostenido. Por ejemplo, es intolerable que quienes se llaman “arequipeños por sus 4 costados” echen basura y contaminantes al río Chili sin cargo de conciencia, o que sean incapaces de respetar mínimamente las normas de tránsito para peatones cruzando la calzada en plena luz verde o deteniendo un tico en cualquier tramo de nuestras angostas y saturadas pistas, interrumpiendo abusivamente el tránsito. O, como ocurre hoy, no se molesten en fiscalizar a sus autoridades y voten de manera irresponsable.

El costo de mantener las cosas como están es demasiado alto, no sólo en términos de perjuicio económico, sino en cuanto a calidad de vida y desarrollo integral, que se traducirán luego en la formación de seres humanos y ciudadanos capaces de apreciar valores como la belleza, la integridad moral, el cuidado ambiental y la superación intelectual.

Un estudio poco difundido señala que, en Lima, se pierden al año 3 mil 900 millones de dólares debido al caos en el tránsito vehicular, sumando las horas hombre perdidas, el desgaste de los autos, el mayor consumo de gasolina y otros factores menores que se ven afectados por este mal de la vida moderna. En Arequipa, atendiendo a su proporcionalidad respecto a la capital, podríamos llegar a los 400 millones de dólares anuales. Pero, reitero, tal vez eso no sea lo más importante, sino el hecho de estar condenando a las generaciones futuras a vivir sin dignidad, en una ciudad sin valores ni sentido de la estética, si seguimos así.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Una respuesta a “Recuperar la ciudad”

  1. Isaías dice:

    Plenamente de acuerdo con los temas tratados ahora y siempre, por usted y su selecta plana de periodistas en bien de nuestra ciudad de Arequipa y entornos, que debemos protejer y prevenir mayores daños en nuestro Ecosistema, actualmente estamos tratando de coordinar con algunas instituciones públicas y privadas como el Buho,y otros medios para hacer de conocimiento público una serie de alternativas que podrían resolver el caos actual con aplicaciones de reingeniería productiva y tambien sancionar a los responsables conforme a normas vigentes, somos un grupo de Adultos Mayores que estamos tratando de establecer sistemas prototipo de desarrollo didáctico sostenible que resolvería los graves problemas en nuestro Centro Histórico y Conos Norte, Este, Oeste. En el Cono Sur Oriental de Arequipa las condiciones del terreno e inicios de “invasiones” requieren de planificación estratégica articulada que nos gustaría exponer a usted para coordinar proyecciones de avance en nuestra ciudad con tecnología de Reactores Plasma y Fuerza Electromagnetica, que esta promocionando una Agencia internacional con Sede en Bélgica y que consideramos deber de todo ciudadano publicitar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE