Yo también vi "a su mare"

El regreso

Carlos Alcantara

Contra todos los pronósticos y a pesar de los ascos que le hacían mis amigos intelectuales poseros, decidí ver la taquillera película peruana que ha roto todos los récords de asistencia a las salas de proyección en todo el país, por encima de Harry Potter (que no vi) y de otras superproducciones millonarias hechas en el primer mundo.

Mucho se ha escrito sobre la película, desde la reseña más elemental hasta la crítica descarnada, para no hablar de los comentarios prejuiciosos que se trataba de un bodrio simplón lleno de lisuras para satisfacer la risa fácil del espectador; y la verdad, no es así.

Me gustó, me hizo reír, me conmovió y la disfruté. Es decir, los ingredientes básicos para que una película funcione en un espectador masivo que no va al cine a devanarse los sesos tratando de entender la trama, ni a angustiarse por las escenas de violencia a las que no tienen acostumbrados. Hay cine para todos los gustos, como hay libros para todas las preferencias y Asu Mare no es una película escrita por Paulo Coelho y musicalizada por Ricardo Arjona. Está bien hecha, y eso en nuestro país es un mérito.

Es una película simple, con un guión basado en la vida del actor cómico Carlos Alcántara y además está narrada en primera persona, alternada con escenas de su unipersonal del mismo nombre; pero además es una historia de amor, el amor de una madre que lucha por sacar adelante a dos hijos sin padre y con las limitaciones económicas de una familia de clase C en la Lima de los 70. Tiene además otra historia de amor, la suya, en que conoce a quien luego sería su esposa y aunque a mi juicio esa parte debió ser mejor explotada, la película es redonda; incluso uno se queda con la sensación de que falta algo más; y probablemente sea eso, queremos saber más detalles de cómo logró un muchacho cuasi marginal del popular barrio de Mirones, encandilar a la chica pituca del Villa María.

Pero está también el humor, esa palabra mágica que nos transporta a algo parecido a la felicidad, cuando reímos de buena gana con las ocurrencias de Cachín o de las reacciones de su mamá, que es en buena cuenta lo que nuestras mamás nos dijeron alguna vez y nos vemos reflejados en nuestra propia realidad; es decir, somos un poco nosotros en pantalla gigante. ¿Cómo no iba a tener éxito?

Y finalmente está el talento de Carlos Alcántara como un serio exponente de la comedia y el stand up comedy que sólo contando su vida ha logrado hacer reír a millones de peruanos; ahora le viene el reto mayor, reinventarse y seguir produciendo un buen guión para su nueva puesta en escena y probablemente la segunda parte de “Asu mare”. Y ojalá no sea flor de un día.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE