La soledad del peregrino

La Revista

image descriptionIsabel Carlos, madre de Olivier Toledo, siente que el destino le ha arrancado un buen trozo de su corazón pero no pudo con sus fuerzas para resignarse dignamente: “debo acostumbre a vivir sola” dice en la oscura sala de su casa que, para colmo, se encuentra en un sótano.

Hace un par de días el último de sus hijos, su engreído acompañante, fue metido a un nicho tras la agonía de caminar diez días y sus noches con rumbo equívoco hacia el templo de la Virgen de Chapi, donde ofrendaría su dolor de piernas y su fe, sin saber que al final del camino, la verdadera ofrenda sería su vida.


Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital:
[purchase_link id=”43614″ style=”” color=”” text=”Comprar con Paypal”]

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE