Toledo para rato

El regreso

toledo en problemas

Todos los columnistas y opinólogos (linda palabreja) hablan del fin de Alejandro Toledo, luego que se conociera la versión, nunca desmentida, del abogado costarricense Melvin Rudelman que dijo la semana pasada que: “Toledo solicitó mis servicios para constituir una sociedad anónima de la cual me suministró el nombre: Ecoteva Consulting Group” y que pone al descubierto la serie de mentiras que ha venido diciendo el ex presidente.
Aún está fresca la frase de un Toledo “indignado” ante la comisión de Fiscalización del Congreso a donde fue invitado para “aclarar” los negocios turbios de su suegra y dijo mientras abanicaba documentos; “Que quede grabado. Yo me retiro de la política si me demuestran que yo he comprado o constituido una empresa en Costa Rica”. Claro, el engolado presidente no contaba con que las mentiras tienen patas cortas y que pronto la prensa tica iba a mostrar nuevas evidencias que las movidas de Toledo y sus amigotes iban a quedar en evidencia.
Sin embargo, no estoy muy seguro que realmente se retire de la política, pues si bien ya conocemos y sospechamos que está metido hasta el cuello en el trasiego de dineros raros mediante empresas of shore en Costa Rica, no hay ningún documento que lo acredite y ese será su caballito de batalla; aunque la población en un 85%, según encuesta de Apoyo Perú, publicada en El Comercio, piense que Toledo miente.
Los políticos en el Perú, tienen una piel de 10 centímetros de espesor y están preparados para mentir y engañar, no hay uno solo que haya aceptado algunas de sus mentiras y mucho menos su delitos; ni siquiera el dictador encerrado, Alberto Fujimori ha tenido la valentía de reconocer que cometió los delitos por los que fue extraditado, juzgado y encarcelado; él sigue creyendo que es inocente y que es un “preso político”… ¡Y hay gente que le cree!!
Y ejemplos hay muchos, desde los más inexpertos, como la congresista “robacable” que piensa que su suspensión del Congreso por piratear una señal de cable en complicidad con su esposo fue un invento de la oposición y una injusticia, hasta las mentiras de Alejandro Toledo que nunca aceptará responsabilidad alguna. Finalmente es la palabra del abogado costarricense contra la de él y en unas semanas todo pasará al olvido y tendremos a un Toledo envalentonado y dispuesto a recuperar el terreno perdido; bien dicen que en política no hay cadáveres y mucho menos en nuestro país donde la política es la profesión la de la mentira, el engaño y la corrupción. (Salvo contadas excepciones). #digonomas.

También puedes ver

No se encontraron resultados

2 respuestas a “Toledo para rato”

  1. La columna “El Regreso” de Omar Zevallos, hoy sobre la gruesa piel que cubre a los políticos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE