La noche de Raúl

El regreso Avatar

raúl huerta

Una noche de música, talento y sinfonías es lo que nos ofreció el gran cantautor arequipeño Raúl Huerta Tapia la noche del jueves pasado en el Teatro Municipal, como iniciando el mes de celebraciones de nuestra ciudad y vaya que lo hizo por todo lo alto, acompañado de la Orquesta Sinfónica de Arequipa que se lució interpretando las canciones del trovador.

Un logro importante en la carrera musical de Raúl, que vuelve a la semilla cada año para cantarnos sus canciones y esta vez lo hizo a lo grande en un ambicioso espectáculo que se vino gestando dos años atrás, en que estuvo coordinando los auspicios, batallando con las instituciones públicas y privadas de la ciudad para lograr reunir el dinero suficiente. Cientos de llamadas telefónicas desde Suiza, incontables correos electrónicos para ir haciendo posible este sueño y pasando el sombrero, para que apoyen este enorme esfuerzo cultural. He sido testigo de excepción de todo lo que tuvo que pasar Raúl para lograr la realización de este espectáculo.

Consiguió que el concertino de la Orquesta Sinfónica, el maestro Javier Ramos, hiciera los arreglos musicales de todo el repertorio, ensamblar las melodías con su guitarra acústica y viajar miles de kilómetros para ensayar y dejar todo a punto, sin descuidar todos los detalles en una tarea titánica que dio como resultado una noche mágica escuchando sonar, por primera vez, sus canciones acompañadas de violines, chelos, contrabajos y vientos, ante un auditorio repleto que disfrutó plenamente.

Raúl fue audaz e hizo lo que en el fondo quería, ofrecerle a la ciudad un recorrido por toda su trayectoria como compositor y cantante, desde sus épocas de juventud, de su evolución musical, sin descuidar las raíces de la música arequipeña que jamás olvida y que es un verdadero homenaje a su abuelo, el músico y compositor Antonio Tapia. El concierto en Homenaje a Arequipa, se inició con una primera parte acompañada del grupo “Four for Jazz” con gran parte de sus conocidas canciones y luego una segunda parte con toda la Orquesta Sinfónica, que coronó la noche.

Al final, gracias al apoyo incondicional que le dieron en la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Arequipa, se le otorgó, merecidamente, la Medalla de la Ciudad, por su gran trayectoria como artista, la que fue entregada por una regidora que dijo cuatro naderías (y mejor, porque tampoco fue el alcalde y hubiera sido peor). Un reconocimiento que estoy seguro Raúl guardará con afecto como un premio a su propio esfuerzo y su enorme sencillez que lo hace grande. ¡Salud amigo!

 

También puedes ver

No se encontraron resultados

Una respuesta a “La noche de Raúl”

  1. La columna El Regreso de Omar Zevallos, sobre el espectáulo brindado por Raúl Huerta en el Teatro Municipal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE