La homofobia eclesiástica

El regreso Avatar

homofobia

El proyecto de ley para establecer la unión no matrimonial entre personas del mismo sexo que presentó el parlamentario Carlos Bruce en la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Congreso de la República, ha desatado las iras santas de parte del prelado de la Iglesia Católica, (esa misma iglesia que dice amar a todos), despertando el lado más discriminatorio, homofóbico y oscuro del cardenal Juan Luis Cipriani que cada vez que puede, mete sus narices en la política peruana.

El Perú es un Estado laico que no tiene por qué obedecer a los intereses de una iglesia por demás anacrónica que intenta imponer sus dogmas a través del primado, que a todas luces saca a relucir su rechazo a la comunidad homosexual, pretendiendo desconocer sus derechos a contrapelo, incluso, de los propios principios de su iglesia que propugna el amor al prójimo. Curioso ¿no?

La iniciativa legislativa permitirá que las parejas homosexuales tengan la protección del Estado en diversos aspectos como herencia, seguridad social, pensiones, entre otros derechos, que les debe corresponder como a cualquier ciudadano y aquí no tienen nada que ver los gustos sexuales, que dicho sea de paso, existen desde que la humanidad existe.

A la polémica se sumó el congresista fujimorista (tenía que ser) Tubino Arias Schreiber botando fuego por la boca, llegando a decir en su cuenta de Twitter que él “no aprueba la cultura gay”, que los homosexuales “contaminan las FF.AA” y “¡los combatiremos!”, entre otras bellezas dignas de su limitado cerebro de miembro de las Fuerzas Armadas más recalcitrantes y elementales.

Todo esto no hace sino, desnudar esa falsa moral de la que están revestidas algunas autoridades que dizque nos representan y que solo buscan el satus quo de una sociedad desigual y violenta, en la que el machismo, la homofobia y demás taras, continúen entre los ciudadanos, en desmedro de los derechos de un sector que busca se les respete y le otorgue los derechos que les corresponde.

La propuesta legislativa de Bruce es valiente y necesaria si queremos vivir en una sociedad más justa y equitativa, en la que los gays, lesbianas y transexuales gocen de todos sus derechos como todo ciudadano peruano y espero que los demás congresistas demuestren su calidad humana y hagan respetar su independencia, en la que la iglesia de Cipriani no tiene voz ni voto.

 

También puedes ver

No se encontraron resultados

5 respuestas a “La homofobia eclesiástica”

  1. El tema de la semana, en la columna de Omar Zevallos Velarde

  2. Avatar CiudadanoEjemplar dice:

    Como dice el Papa, la iglesia debe dejar esa obsesion con los homosexuales. Los homosexuales son personas tambien. Cientificamente esta demostrado que sus cerebros funcionan igual que los de los heterosexuales. Tienen los mismos valores, virtudes y los mismos defectos tambien. En otras palabras, un heterosexual y un homosexual son tan diferentes como un peruano y un brasileño. Que alguien me demuestre lo contrario con evidencia. No con prejuicios, ni con los complejos del tiempo de mi abuelita.

  3. Avatar Manuel Avilio pacheco Granados dice:

    La comunidad Gay, a través de diversas manifestaciones inmorales pretende conseguir un cambio en nuestra sociedad, pero no emplea las herramientas adecuadas y necesarias a fin de lograr sus objetivos. Deberá ser más transparente y adecuar mejor sus propuestas, respetando a la Sociedad en su conjunto y abriendo otras vías de acceso a fin de entablar un diálogo adecuado, otro seria el panorama actual, gracias por darme éste espacio y expresar mi opinión.

  4. Avatar alberto dice:

    los maricones de m… siempre fueron y siempre seran una minoria, cuyos tentáculos son en general nocivos para sociedad. Desde la proliferacionde enfermedades (el sida es la ultima que se extiende rapidamente «gracias a esta especie) y la destrucción de valores como familia, patria, maternidad , paternidad… esta lacra debe quedarse callada. Su existencia es muchos mas peniciosa que el de las prostitutas o delincuentes comunes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE