Paraje de Dolor

La Revista Avatar

quemadosUn llanto rebota por las altas paredes del Hospital Honorio Delgado Espinoza. Ana Celia, a meses de cumplir tres años, solloza mientras su mamá intenta darle de comer en el interior de la sección de Cuidados Intensivos de la Unidad de Quemados (UQ).

La niña, ya lleva internada más de tres meses y hasta la fecha se le han practicado 6 procedimientos quirúrgicos para evitarle el sangrado y el dolor que le causan sus graves quemaduras. Aquí, la normalidad padece de sufrimiento y dolor.

Las quejas de Ana Celia contrastan con el sonido del televisor de la sala continua, donde otros pacientes, con absoluto silencio solidario, observan. “Ella se ha quemado con fuego directo”, señala Jorge Armendáriz, médico del Área de Servicio de Cirugía de la Unidad de Quemados. “Este es un caso impactante”, lamenta.

Los padres, por descuido, no se dieron cuenta que jugaba con fuego. Aquel día, en su hogar, nunca imaginaron que los gritos de su hija eran tan fuertes porque se estaba incinerando. La menor, prendió un cerillo que consumió….

Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital: [purchase_link id=»48161″ style=»» color=»» text=»Comprar con Paypal»]

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE