Postales del mundo concebido en azul: Alaska

La Revista Avatar

alaskaLargo rato yacía Cristóforo a la orilla de un lago contemplando el límite confuso entre el cielo y el espejo del agua. Si hubiera estado parado de cabeza se habría dicho que esos reflejos de la cumbre eran las nubes y que ese azul tan puro era el cielo.

El murmullo incansable de una ancha cascada lo mantenía separado hasta de su propia presencia. Solo existían los árboles, las redondas piedras de río, los trozos azulados de hielo naufragado.

De cuando en cuando una cortina, una niebla instantánea, una lluviecilla de gotas de agua dulce le azotaba la cara. Cristóforo se perdía luego cuesta arriba entre los claro oscuros de un bosque silencioso de árboles flacos.

Dicen que hay osos, tantas cosas dicen, que hay venados, que hay salmón, que hay cangrejos gigantes. Pero estos animales viven mucho más retraídos del hombre en la inmensa Alaska. Sólo desde un navío surcando los eternos cielos de soledad Cristóforo creyó reconocer un felpudo oso…..

Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital: [purchase_link id=»48161″ style=»» color=»» text=»Comprar con Paypal»]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE