Fiesta de la Virgen de la Candelaria

La Revista Avatar

candelariaEn mi estómago retumban ecos desconocidos. Es como una  avalancha de compases. Pisadas, pasos, saltos, tambores, bombos, y empujones. Algarabía, pitos, gritos que descuartizan la bulla pero que no se escuchan ya a dos pasos porque un acorazado de trompetas, trombones, tubas, y helicones gigantes va empujando todos los sonidos del mundo y los arrastra por la calle como las latas de los recién casados.

Yo me pego más a papá, casi quiero llorar. Me alza en sus brazos para protegerme de los pisotones pero es peor porque veo más de cerca a los diablos. Sus máscaras de inmensos ojos como billas de taco con serpientes de resorte me dan miedo, no le digo que quiero llorar porque eso no se dice, solo pasa. Él me comprende. Me abraza más fuerte. Pero la curiosidad de nosotros, mis primos, la Justina, puede más y tratamos de resistir la marejada de….

Lea el artículo completo en la edición impresa o descargue la versión digital:
[purchase_link id=»52743″ style=»text link» color=»» text=»Comprar con Paypal» direct=»true»]

Una respuesta a “Fiesta de la Virgen de la Candelaria”

  1. Avatar Jacinto Encinas dice:

    He leído entre líneas la queja del Obispo de Tacna y Moquegua sobre las festividades religiosas convertidas en actividades de beneficio al blanqueo de dinero y comercialización de drogas; entonces, se deduce el porqué de las peleas por ser Alferado de la fiesta! Me costaba creer que fulano y mengano se peleen por esta causa cuando ni tienen plata para pagar las necesidades de sus familias. Entonces es un negocio por lo bajo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE