200 años del primer grito de independencia en Arequipa

Noticias El Búho

bicentenario grito independencia

San Lázaro fue la locación donde se conmemoró los 200 años del primer grito de independencia del Perú, que se dio un día como hoy en 1814 a cargo del sacerdote Mariano José de Arce, a quien se le reconoce como prócer de la liberación de Perú.

Al respecto, el historiador Juan Guillermo Carpio Muñoz indicó que con este acto se demuestra que Arequipa también participó en la búsqueda de la independencia por parte de varios personajes cuya memoria se va perdiendo por no estar incluida en la curricula escolar.

El historiador Mario Arce Espinoza recordó que, tras la rebelión de José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, entre 1780 y 1781, sobrevino una persecución de la nobleza inca para acabar con la utopía andina. Fue por tal razón que el cacique Mateo Pumacahua se decide por la causa patriota y se suma al levantamiento de los hermanos Angulo en la ciudad del Cusco, en 1814.

PUEDES VER:  Elmer Cáceres Llica a presidente Junta de Fiscales: “yo nunca falto a mis reuniones”

De ahí se extiende hasta Arequipa, llegando los rebeldes a fines de ese año. Fue en estas difíciles circunstancias que un grupo de ilustrados arequipeños, integrantes de la tertulia literaria de Arequipa, se incorporan al movimiento rebelde. Uno de ellos fue Mariano Melgar, el poeta mártir de Umachiri. Los otros dos fueron José María Corbacho y Mariano José de Arce, a quienes Vladimiro Bermejo llamó la “trilogía revolucionaria”. Apenas fueron una facción de intelectuales arequipeños que abrazaron decididamente la causa patriota.

Fue entonces que el modesto cura Arce se irguió en el cabildo abierto convocado por el grupo revolucionario, el 12 de noviembre de 1814, pidiendo que se aproveche esa magnífica oportunidad para proclamar de una vez la independencia del Perú de la dominación española, llamando usurpador a Fernando VII.

PUEDES VER:  Elmer Cáceres Llica a presidente Junta de Fiscales: “yo nunca falto a mis reuniones”

La actitud de Arce fue insólita en ese momento que se iba a proceder, de acuerdo a una fórmula de estilo, a jurar en nombre del rey antes de instalar el cabildo abierto, como muestra de respeto a la autoridad monárquica. Sin embargo, Arce rompe con ello y expone la verdadera razón del levantamiento. Su conducta en ese momento se vuelve subversiva al desconocer la autoridad del rey y lo que ella suponía para el orden colonial establecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE