Aquí no hay Cultura

Arte total Miguel Almeyda Morales

Solo en los últimos meses se han estrenado cinco obras de teatro de grupos importantes de las artes escénicas, varios performer en la Plaza de San Lázaro y en las calles de la ciudad para hablar de nuestro José María Arguedas y sus personajes. Se han realizado conciertos de rock, rock alternativo, salsa brava, cumbia, huayno, tres pasacalles, muchos concursos de baile, danzas tradicionales, intervenciones urbanas, festivales de cine, presentaciones públicas de películas de Chaplin, talleres, conciertos líricos, sinfónicos, de cámara, exposiciones de pintura, fotografía, acuarela, lecturas de poemas, publicaciones de libros, ferias de libros, ventas de obras de arte, cinema de repertorio, ballet, talleres de teatro, danza, hip hop, grafiti, pintura en el suelo, pintura en la pared, pintura en tela, pintura en la cara y cientos de actividades relacionas con el arte y la cultura.

Publicidad

Todo esto ha sucedido en esta maravillosa ciudad, sin embargo salvo algunas honrosas excepciones, no se han difundido, no se han financiado, no se han colocado en el panorama como actividades importantes. Porque parece que a los alcaldes, autoridades, presidentes, directores, funcionarios, jefes de áreas de responsabilidad social, empresarios, secretarios, regidores, y muchas veces a los vecinos y ciudadanos no les importa. Por tanto pareciera que AQUÍ NO HAY CULTURA.

Ninguno de los candidatos ha sido capaz de poner en sus programas planes de desarrollo humano, porque se entiende el desarrollo como la construcción de infraestructura, carreteras, pistas, veredas, canchas de fulbito. De qué sirve construir una cancha en medio de un barrio donde los pandilleros han tomado el control.

Publicidad

Cuando llegué a Arequipa llevaba en la bolsa, además de muchos sueños, un proyecto que habíamos realizado en Villa el Salvador. Tenía que ver con temas fundamentales: recuperación del espacio público, organización comunitaria, nuevos liderazgos juveniles, arte para el desarrollo humano; donde se trabajaba el tema del desarrollo de capacidades con comunidades que hacen el ejercicio desde al arte de la recuperación de la memoria, la construcción de participación desde nuevos paradigmas y construcción de ciudadanía.

Lleno de entusiasmo lo presenté a dos municipalidades, la primera donde hay muchos problemas de pandillaje me concedió una reunión con el alcalde. Muy jovial el joven alcalde me recibió, leyó al paso el proyecto y me dijo literalmente que por ahora estaba metido en otros asuntos como las pistas, la veredas, las canchas de futbol y que en realidad su objetivo personal era ser presidente regional. Me di cuenta que esto no le interesaba, pero lo más duro de aquella conversación es que sentí que no entendía el tema del desarrollo humano.

La segunda me obligó a ir hasta la playa, había hablado con el alcalde unos meses antes en medio de un pasacalle inmenso y desordenado. Presenté el proyecto para generar una experiencia maravillosa por la cual me dieron el premio integración y solidaridad en el 2007, hasta hoy estoy esperando que me digan que recibieron bien la propuesta.

Arequipa tiene un movimiento cultural importante, en todas las áreas, pero no tiene un plan integral de desarrollo cultural con objetivos comunes que marquen la ruta por donde transitar hacia una memoria, identidad y ciudadanía posibles.

En Arequipa existen cientos de organizaciones culturales y comunitarias que activan una cultura viva cada día, pero no reciben presupuestos ni ayuda del estado, cuando hay grandes cantidades de dinero de nuestros impuestos que deben ser destinadas al DESARROLLO DE CAPACIDADES. ¿Dónde está ese dinero que desde hace muchos años deberías ser invertido en la gente?

Hay presupuestos participativos donde se deben presentar proyectos culturales y aprobar un porcentaje para los mismos. Hay grupos con más de veinte años trabajando con su propia plata para evitar el pandillaje, la violencia, por una cultura de paz, por salud comunitaria, por desarrollo humano, por muchas propuesta para mejorar la calidad de vida de los Arequipeños sin recursos, sin oportunidades que miran desde la pobreza, la profunda brecha cada vez más grande entre ellos y los ricos. Mientras se gastan 250 millones de dólares en una semana durante la convención minera. Mientras se deben 3,000 millones en impuestos a la ciudad…estos grupos comunitarios trabajan con casi nada para generar una vida digna para las grandes mayorías…

Arequipa tiene muchas empresas que generan riqueza pero el concepto de responsabilidad social se ha quedado en hacer la canchita de fulbito, poner carteles para el tráfico, donar pequeñas cantidades de dinero para fiestas, pistas y veredas. No se entiende que la responsabilidad social es la capacidad de generar desarrollo de todo tipo en las comunidades donde se asienta la empresa, de invertir o reinvertir una cantidad de sus millonarias ganancias en la población a la cual le quitas su riqueza.

En medio de este panorama las elecciones regionales nos presentan nuevamente el gran vacío de propuestas sobre la cultura y el desarrollo de capacidades, de la gente, de nosotros, del poblador, y pobladora del barrio, de la señora pequeña empresaria, del estudiante universitario, de los niños niñas adolescentes y jóvenes , de los ciudadanos y ciudadanas de esta maravillosa tierra.

Ellos nos dicen con su actitud que AQUÍ NO HAY CULTURA

Por esta razón convocamos a una acción ciudadana, todos los que hacemos cultura desde donde trabajemos marchemos, hagamos pasacalles, salgamos a la calle a mostrar que AQUÍ SI HAY CULTURA a pesar del silencio parecido a la estupidez que los políticos y autoridades han ejercido por siempre…

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE