El hombre que no podía irse

Picotazos

El presidente del Directorio de Sedapar, James Fernández, es el Manuel Burga de Arequipa, ha dicho hoy el diario La República, que hace un recuento  de por menos 13 intentos inútiles por sacarlo del cargo, desde el año 2010, debido a múltiples denuncias, irregularidades y deficiencias en el servicio de agua potable que brinda la empresa.

Fernández permanece en el cargo, cuyo periodo inicial fue de dos años, desde el 2005, y tras este tiempo, ha sido designado, curiosamente, como Director de la Otass, el nuevo organismo técnico de administración de las empresas de saneamiento (EPS) en todo el país, cuyo fin es controlar a estas empresas y promover la inversión privada en ellas. Tienen capacidad para nombrar directorios, entre otras cosas.

Todo apunta a confirmar los rumores sobre poderosos lobbys mineros que sostienen a Fernández y promovieron este nombramiento en la rumoreada privatización de estas empresas. ¿Y los alcaldes? Sólo son un grafitti en la pared.

Una respuesta a “El hombre que no podía irse”

  1. fredy chavez dice:

    Que alcalde va querer sacarlo si gracias a el colocan a sus amantes a trabajar en Sedapar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE