Si no llueve estos días, el 31 de marzo se declararía formalmente estado de Sequía

Destacados Noticias
Foto: El Búho

Foto: El Búho

La descarga actual del río Chili es de 9 metros cúbicos por segundo, pero el próximo mes será de 8, cuando lo normal suele ser de 14 metros cúbicos. Las represas están en los límites más bajos de almacenamiento y, de no llover en estos dos meses, el agua almacenada se agotaría en abril.

De un total de 407 millones de capacidad de almacenamiento, en las siete represas que conforman el sistema regulado del Chili, actualmente solo hay 78 millones de agua represada que alcanzaría para 103 días, según se explicó ayer en visita realizada a la represa de Aguada Blanca a la que concurrieron el presidente de la Junta de Accionistas de Sedapar, Omar Candia y el jefe de Autodema, entidad encargada de la operación de la infraestructura mayor, Isaac Martínez.

La encargada del control de calidad de Sedapar, Rosa María jimenez, expresó su preocupación porque el agua que vienen recibiendo de Aguada Blanca contiene entre 60 mil y 80 mil organismos vivos (algas verde azules) por milímetro cúbico, lo que es inédito y representa un gasto extraordinario para la empresa que llegará a los dos millones, en la compra de carbón activado, lo que atenúa el problema del mal olor y sabor, pero no lo soluciona.

Martinez confirmó que ya se ha abierto las compuertas de El Pañe (con mayor carga orgánica por la presencia de criaderos de truchas), pero se están descargando sus aguas al Dique de los Españoles, con el fin de que se oxigene y de ahí recien se está derivando un metro cúbico hacia Aguada Blanca.

Pero la preocupación mayor de Martínez es el estado de Aguada Blanca, cuya compuerta inferior está trabada hace varios años, por lo que experimenta un alto nivel de sedimentación que haría que la represa deje de funcionar en unos 8 años. Señaló que es necesario prever la construcción de una nueva represa en la zona de Sumbay. Entretanto instó a los agricultores a un manejo técnico del agua y a evitar la siembra de productos como el arroz y la alfalfa, que insumen una gran cantidad de agua.

Omar Candia declaró que, en lugar de buscar responsables, se dedicará abuscar soluciones para la problemática del agua, entre las que está la contrucción de una nueva planta de tratamiento de agua potable, a pesar que La Tomilla II tiene apenas 3 años de operación.

De esta manera, le escasez de lluvias ha puesto en evidencia la ineptitud de las autoridades que han venido manejando, tanto el sistema regulado de la cuenca del Chili, como la empresa de saneamiento Sedapar, así como las autoridades encargadas de vigilar la salud ambiental y la planificación de la producción agrícola.

Arequipa atraviesa su peor crisis respecto al agua, pero tampoco se ponen de acuerdo para una declaratoria de emergencia integral de todo el sistema.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE