Frescura

Picotazos

Fresco como una lechuga hidropónica, el procurador del gobierno regional, Jesús Vilca Iquiapaza, quien ocupa este cargo desde 2003 y fue responsable del proceso arbitral que terminó disponiendo que el GRA le pague 44 millones a una empresa ligada a Rodolfo Orellana; echó toda la responsabilidad sobre los expresidentes Vera y Guillén. Si bien es verdad que ambos tienen responsabilidad, Vilca es el primero y gran responsable por la desastrosa defensa jurídica que terminó con una goleada a favor de Orellana. No sólo contrató a la árbitro Sheyna Tejada, de filiación aprista, y aceptó que el arbitraje tenga sede en Lima, sino que desoyó al Presidente Regional cuando le pidió que impugnara a los árbitros.Presentó un pedido sin sustentación, lo que es lo mismo que no haberlo hecho.

Por si fuera poco, éste no es el único caso en que el GRA pierde procesos arbitrales y judiciales, lo que no habla nada bien de la eficacia de un abogado de la vieja escuela que antepone su ego a los intereses generales. Más todavía, Vilca fue procesado administrativamente por diversas irregularidades que encontró al Contraloría respecto a su actuación como integrante de un comité de selección en 2002, antes de ser nombrado procurador, todo en la gestión de su viejo amigo Daniel Vera Ballón. Quienes lo conocen, le atribuyen antiguas simpatías apristas, nada menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE