La agonía de Aguada Blanca

Esta represa es la llave maestra del agua en Arequipa. Aquí se concentra el agua de todas las demás represas y distribuye a los usuarios, lo que incluye el agro, la generación eléctrica, el consumo humano y el uso industrial y minero. Pero tiene una falla grave que, junto a la errática política del manejo de agua en los últimos años, ponen en riesgo el futuro de la ciudad entera.

La Revista

Aguada Blanca

La compuerta de fondo, que permite la evacuación de los sedimentos, está trabada desde 1989, año en que una mala operación la dejó inutilizable. Desde entonces, viene acumulando todas las partículas sólidas que se depositan en el fondo y que han alcanzado una altura aproximada de 6 metros, disminuyendo su capacidad de represamiento en un 30%. ¿Suena grave? Lo es.

La capacidad de almacena- miento de diseño de la represa era de 43 millones de metros cúbicos (hectómetros) de agua. Ahora solo puede almacenar un máximo de 30. La base de la represa
está llena de sedimentos que no se pueden evacuar por la trabazón de la compuerta destinada para este fin. Y aunque las autoridades de Autodema lo saben y, desde 2007 hicieron intentos para repararla, han pasado 8 años sin que se “haya movido un dedo” en ese sentido….

Lea el artículo completo en la edición impresa de la Revista El Buho

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE