Renovación

La columna Mabel Cáceres Calderón

opinión

Más allá de nuestra conformidad o resignación frente a los resultados electorales, el hecho es que hay nuevos rostros en la conducción del gobierno regional (el que más preocupa) y en los gobiernos locales de la región, que tomarán decisiones por nosotros y gastarán, según su criterio, los dineros que nos pertenecen a todos.

Ciertamente, la falta de limpieza y nivel en la campaña previa no resulta muy alentadora frente a esta recurrida promesa de renovación que nos han hecho casi todos los triunfadores, incluidos los reelectos, como es el caso del alcalde provincial.

Pero es igualmente cierto que no habrá ningún cambio si esperamos que, terminada la campaña, la iniciativa parta de quienes han obtenido poder; sinónimo de licencia omnipotente en nuestra precaria realidad política, acostumbrados como están a usarlo en beneficio propio y punto.

La renovación, entonces, tendrá que provenir de la quejosa ciudadanía, si de verdad la desea. No hay fórmulas mágicas, ni la activa participación en las redes sociales a través de comentarios fáciles o intonsos, construye una comunidad política. Las democracias avanzadas, como las de los países nórdicos, fundan su efectividad en la participación del ciudadano: el conocimiento y ejercicio de sus derechos y deberes, la intervención a través de los mecanismos instituidos y la vigilancia, principalmente.

Sólo una actitud vigilante e informada de la ciudadanía puede exigir, a su vez, transparencia, rendición de cuentas y evaluación de sus mandatarios. Y luego, aspirar a una sociedad mejor.

La grave corrupción en los gobiernos regionales de todo el país, anidó en la indiferencia, el desconocimiento y la falta de participación de los propios habitantes de las respectivas jurisdicciones. Descalificar a los políticos y permanecer indiferente a los evidentes signos de corrupción, como hacemos la mayoría de ciudadanos, nos pasa la factura después.

Y es que, a despecho de la creencia común, y como ya ha sido extensamente documentado, la corrupción incide directamente en: aumentar los niveles de pobreza de los sectores menos favorecidos; en precarizar los niveles de educación, salud y seguridad que dependen directamente de los gobiernos; en desmejorar la calidad de vida de todos los sectores por las obras n o ejecutadas o mal hechas, los planes inexistentes y la desorganización; en suma, en restarle esperanzas al futuro, a varias generaciones que vienen por detrás, afectadas antes de nacer por nuestro desinterés.

No permitamos pues que se vuelva a repetir la historia de un Gobierno Regional que culmina su gestión dejando la entidad quebrada, sobrepoblada de ayayeros que ya han adquirido derechos laborales, penetrada por la corrupción en todos los niveles y desarticulada interiormente por falta de reglas institucionales. Ni que se repita la historia de obras improvisadas, inconsultas y polémicas en el municipio provincial, o que se dejen reformas tan importantes como la del transporte y la seguridad, dormir el sueño de los justos. Y a nivel distrital, que terminen los abusos de los partidarios y parientes de quien está en el poder, que acaben las compras fraudulentas, las planillas fantasma, el enriquecimiento de sus titulares, la demagogia.

No seamos parte de las masas complacientes con el abuso y la corrupción porque esperamos obtener una ventaja particular, inmediata y tramposa. Ese espíritu clientelista, tan propio de los peruanos, es el boomerang que luego vuelve en forma de la impresentable clase política que nos gobierna, desde el más alto nivel, a nivel nacional, hasta el más modesto municipio distrital.

No nos resignemos a este panorama. Hagamos de nuestras autoridades las excepciones a esta regla, a punta de vigilancia y participación.

 

 

 

Una respuesta a “Renovación”

  1. Avatar Ysaías dice:

    Excelente planteamiento, es tiempo de exigir a nivel de Colectivo Ciudadano el cumplimiento Urgente de normas vigentes sobre BALANCES ANUALES OBLIGADOS A POLÍTICOS Y FUNCIONARIOS PÚBLICOS, BAJO RESPONSABILIDAD CIVIL Y PENAL COLIGADA, CONSOLIDADOS POR LA LEY Nº 30204 LEY DE ENTREGA DE CARGO, que deberían haber cumplido y publicado estos servidores a los diez días del mes de enero del presente año, siendo causal de REVOCATORIA EL INCUMPLIMIENTO DE LA LEY DADA EN 2014.

    Es necesario conocer Estados Financieros y políticas utilizadas en la Hacienda Pública, para evaluar actos y educar a la población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE