La sostenibilidad y el proyecto Tía María

Columnista invitado

tía-maría

Actualmente en el sur del Perú existe un conflicto socio-ambiental relacionado al proyecto minero “Tía María”, derivado de un manejo torpe por parte de la empresa Southern y del Gobierno. Por parte del estado intervienen todos los sectores (agricultura, energía y minas, Interior) y el Ministerio del Ambiente (MINAM) con sus especialistas, pero la actuación del ministro Pulgar Vidal solo muestra un apoyo incondicional dando el visto bueno a la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) por un apéndice del Ministerio de Energía y Minas (MINEM), la Dirección General de Asuntos ambientales Mineros (DGAAM), donde no hay precisamente especialistas en la temática de la Evaluación de impacto Ambiental. Este ministerio juega un rol doble siendo juez y parte de la evaluación y mostrando total parcialidad.

La creación, hace más de dos años, del Servicio Nacional de Certificación Ambiental para el Desarrollo Sostenible (SENACE), que no ha sido activado hasta la actualidad, (aunque el último plazo era que comenzaría a ejercer sus funciones en marzo del presente año), también ha sido aplazado hasta nuevo aviso, porque están “apurados” de aprobar el máximo número de EsIA de nuevos proyectos mineros, por presión e intereses de los “lobbies” de las empresas mineras, y con la disculpa de favorecer las inversiones y la reactivación económica. Eso no es TRANSPARENCIA.

Se menciona que se han creado mitos, miedos, comprensibles dentro del punto de vista de falta de información, y que el estado mostrará técnica y científicamente cómo se ha aprobado el EsIA y demostrar que se han levantado las observaciones que habían anteriormente; esto último no es cierto porque la principal recomendación de UNOPS era realizar un estudio Hidrogeológico detallado, cosa que no se ha hecho. Además la pregunta cae por su propio peso ¿por qué no se facilitó la información antes?, ¿por qué esperaron un día feriado, el 30 de agosto del 2014, para aprobar el EsIA?. Esto denota que su estrategia es esconder y sorprender, ¿eso es TRANSPARENCIA?, ¿así hablan de minería responsable?

Las autoridades de la zona del conflicto y el pueblo están en un “limbo”, dispuestos a llegar hasta lo último, con consecuencias que pueden ser lamentables, ante la represión ejercida por las fuerzas del orden. Hay que “echar agua fría” y buscar nuevas alternativas de solución (ver propuestas al final).

El ambiente está muy tenso y se están utilizando términos peligrosos, como “terroristas”, los políticos hablan de “radicalismo” porque no piensan como ellos. Temeriamente se menciona que los líderes son personas con intereses personales.

Los economistas, desde su punto de vista, señalan que:

La imagen internacional del Perú se deterioraría si no se realiza esta inversión, que esta significa 170 puntos de riesgo país, y que esto se traduce en más riesgo, menos posibilidades de inversión y desarrollo; que la inversión es fundamental para el crecimiento y desarrollo de la provincia de Islay, de la región Arequipa y del país. La inversión es el motor del desarrollo de los países y regiones por tener un efecto multiplicador en el resto de la economía. No habrá una generación adicional de divisas, consecuencia de las mayores exportaciones de minerales sin valor agregado.

También mencionan que la paralización del proyecto tendría graves repercusiones:

– Impedir el crecimiento del canon minero

– No se generará empleo ni en la etapa de construcción ni en la etapa de operación,

– No aumentará el ingreso de las poblaciones cercanas

Todas estas remarcas son valederas y ciertas, pero habría que recordarles a los economistas que la SOSTENIBILIDAD y el Desarrollo Sustentable se basa en el funcionamiento de 3 ejes principales (Triangulo de NIJKAMP ), que deben actuar de manera coordinada y al mismo tiempo: El Económico, que implica el desarrollo, progreso y la inclusión; el Social, con su aspecto Ético-cultural, puntualizando la equidad en la distribución de riqueza; y el Ambiental cuyo principal objetivo es la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad del aprovechamiento de los recursos pensando en las futuras generaciones, los tres ejes bajo el dominio de la política con sus normas e instituciones, las cuales hacen funcionar el conjunto.

El término Sostenibilidad está siendo muy “manoseado” por las instituciones y citado en las leyes, como si fuere cuestión de ponerlo en el papel, para que se ejecute solo, por eso se ha precisado líneas arriba lo que involucra el concepto, que es bastante más de lo que hasta ahora se ha logrado en el Perú; el Desarrollo Sostenible influye de manera decisiva en la mejora de la calidad de vida de la población.

Para orientar al público y a los tomadores de decisiones señalaremos que los impactos de la minería son múltiples y no son un mito, deben haber sido identificados y valorados en el EsIA, podemos enumerar los siguientes: Impacto visual en el paisaje, afección a la Gestión de aguas, alteraciones a la Flora y Fauna, el Ruido da lugar a contaminación acústica, las vibraciones inciden en la estabilidad del terreno, el polvo y otras emisiones a la atmosfera ocasionan problemas de salud, otros tipos de emisiones (Aerosoles de la lixiviación), el trafico será intenso y afectará a los usuarios comunes, efectos relacionados a la gestión de los productos químicos, hidrocarburos y explosivos, la gestión de riesgos, la gestión de los residuos y el Impacto social y económico en la alteración sobre los modos de vida de la población, mayoritariamente agricultores.

Todos estos impactos pueden ser mitigados, mediante varias medidas que deben estar especificados en el Plan de Gestión Ambiental (PGA) como parte del EsIA, estas incluyen el manejo de aguas superficiales y subterráneas, de suelos y control de erosión, manejo y protección de flora y fauna silvestre, control y tratamiento de las emisiones y efluentes mineros, manejo de residuos sólidos (del tipo industrial, de los procesos mineros del ámbito municipal, etc.), de sustancias químicas y otros materiales peligrosos, control de ruidos y vibraciones, programas para la rehabilitación de hábitats, control de emisiones no ionizantes y también el Plan de uso final del terreno, el plan de rehabilitación progresiva, restauración del paisaje original y remediación de los daños ambientales en la etapa de cierre.

Además, ¿Cómo es posible que se negocie algo que debería estar especificado en el EsIA?, la valoración económica de los impactos y que corresponderá a un monto preciso y no como dice un ministro que se está negociando “migajas” con la empresa Southern; el fondo es la garantía para llevar a cabo los monitoreos y realizar trabajos de restauración – remediación para mitigar los daños ante un posible daño ambiental e indemnizar a los agricultores que puedan sufrir mermas en su producción.

¿Porque antes no se ha planteado una mesa de Desarrollo para el valle de Cocachacra?, ¿solo bajo la presión del paro?

Que débil es la estructura económica y limitado nuestro país que solo tendría esta solución. La economía muestra su debilidad con datos como que el 15% del Producto Bruto Interno (PBI), proviene directamente de la minería y el 50% de PBI del comercio y los servicios, sectores activados por los ingresos de la minería. ¿Qué hubo de la promoción de la diversificación productiva?

Algunas Conclusiones,

La situación actual es que las dos partes, población y estado han tomado actitudes intransigentes, la población con su lema “Agro SI Mina NO” y los ministros asegurando que el EsIA está bien y aseverando que no habrá daño a la agricultura del valle, cosa increíble de creer por los impactos relacionado a la actividad minera mencionados líneas arriba.

La falta de transparencia por parte del estado es evidente ¿Porque evalúa y da la calificación un organismo no especializado del MINEM? Se supone que hay una autoridad competente como el SENACE.

Pensar que los ministros pueden plantear soluciones, es muy difícil, la estrategia y mecanismos alternativos para enfrentar el conflicto deben emanar de una amplia discusión técnica, con la participación de los actores principales involucrados y toda la sociedad, incluidos los académicos para encontrar una salida.

Propuestas

Gestionar una tregua de al menos 1 mes por ambas partes y organizar un debate más técnico con intervención de varios profesionales (sociólogos, ecólogos políticos, Ingenieros, economistas, antropólogos).

Organizar una mesa de Debate , donde la organización estaría a cargo de la Agenda para el Desarrollo de Arequipa, liderada por las universidades de la ciudad, se podría formar una comisión de 3 especialistas sobre Gestión ambiental y Evaluaciones de Impacto ambiental, debidamente acreditados y con “expertise”, quienes darían las pautas principales. Las sugerencias provendrían de ponentes acreditados por sus estudios o por una asociación o una universidad, el objetivo sería tener algunas propuestas de estrategias y mecanismos para solucionar el conflicto.

Se debe reorientar el desarrollo de nuevos proyectos mineros, suspender nuevos petitorios mineros, sobretodo prever los cambios que originan las explotaciones mineras en la zona andina y luchar para bajar los índices de pobreza en la zona rural.

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE