APRA y Rospigliosi

Picotazos

Ante el desgobierno que cunde en Islay, agravado por la presencia de miles de efectivos del Ejército y la Policía que hacen temer un estallido de violencia, el partido aprista y otros analistas como el ex ministro Fernando Rospigliosi, acusan al gobierno de Ollanta Humala de incapacidad y de estar cediendo posiciones frente a los grupos radicales que buscan la anarquía social en sus reclamos contra Tías María.

Lo real, sin embargo, es que, tanto el Apra en 2011 como Rospigliosi en 2002, tuvieron que ceder a los reclamos populares que tampoco pudieron controlar antes de que provocara muertos. Y ya no recuerdan cuando fueron pichones y se quieren hacer los duros. ¿No será que la regla general es, más bien, que los gobernantes deben escuchar a la población cuando hace un reclamo, antes que la situación se salga de control?

 

2 respuestas a “APRA y Rospigliosi”

  1. Arturo Tamacún dice:

    Mucho respeto con ese par. Alan no tendrá oficio limpio conocido; pero es un mago en el asunto de minas que no contaminan. Yo votaría por él, porque él es el único peruano sincero que sabe como extraer minerales sin los perjuicios de la contaminación, nadie lo ha visto portando cianuro, arsénico ni ningún tipo de contaminante. Además tiene la capacidad de encontrar vetas minerales que no necesitan explotarse ni por socavón ni menos como la odiosa minería de tajo abierto. Recordemos no más que cuando se encontró con el yacimiento mineral de Palacio. Extraía plata sin esfuerzo alguno, porque como sabemos, la plata le llegaba sola.
    ¡Solo el Apra salvará al Perú de la minería contaminante!
    Hay que entregarle el valle de Tambo completo a Alan, el sacará el cobre y la plata sin contaminar y el valle seguirá por siempre verde y lechugón como él.

  2. Ysaías dice:

    Agrega el ORO, en nuestro País no existe otro modo político que el aprista por eso estamos como estamos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE