Avengers: Age of Ultron, Age of Marvels

Confesiones de invierno Avatar

avengers

(reseña sin spoilers)

Finalmente estrenó Avengers: Age of Ultron y la fase dos de Marvel prácticamente ha llegado a su fin. Aún falta ver lo que será Ant-man y qué aportará la película del hombre hormiga a este universo cinematográfico pero, definitivamente, Avengers será siempre lo más resaltante de cada fase.

Estas son mis impresiones después de ver la película por primera vez. (Sin Spoilers)

 

Más complejo no siempre es mejor

Empecemos por lo malo. Salvo por un par de líneas memorables dentro de la película, los diálogos de Age of Ultron no están tan trabajados ni son tan precisos como los de la primera película. La estructura del guión tampoco llega a sentirse tan compacta como en su antecesora.

Mientras que en la primera película de Vengadores la historia fluía con naturalidad y era extremadamente dinámica a causa de su trama simple y fácil de seguir, está secuela por momentos se complica inútilmente volviéndose innecesariamente lenta y difusa.

Las incógnitas que el guión plantea durante el segundo acto no generan el suspenso necesario y únicamente logran que la historia se vuelva confusa, reduciendo el interés del espectador.

No obstante esa carencia es compensada por la interacción que vemos entre los personajes y la manera en que el guionista (Joss Whedon) nos va soltando, poco a poco, información nueva sobre los protagonistas. Ya sea respecto a sus historias individuales o la forma en que estos se relacionan mutuamente.

Si la primera película se centraba en el nacimiento del equipo, esta secuela parece estar más abocada a contarnos cómo es que funciona el grupo y el vínculo entre Los Vengadores.

 

Hablando de los personajes…

Joss Whedon demuestra ser un especialista en las historias corales y no parece ser para él un problema la cantidad de protagonistas que requiere la cinta.

Si bien es cierto en algún momento Clint Barton (interpretado por Jeremy Renner) toma una importancia inesperada al ser planteado como el eje del equipo, este planteamiento queda en el aire. No hay ninguna escena que concluya o cierre lo que el guión insinuó sobre el personaje en un primer momento. Esto permite que sea el equipo entero el que brille, sin ningún punto aislado que opaque al resto.

A diferencia de la primera película en donde Iron Man sobresalió en comparación a los otros Vengadores, en Age of Ultron cada uno de los personajes ha sido tratado con el mismo cariño, fuerza e importancia que el resto. Incluso los nuevos Vengadores; tanto la aparición de los gemelos Maximoff y La Visión, como su posterior inclusión dentro del equipo se sienten absolutamente naturales.

Whedon, sin llegar a excesos, se toma su tiempo para que conozcamos y aceptemos a los nuevos del grupo.

 

El villano tampoco se queda atrás

Ultron ha logrado ser un villano a la altura de las circunstancias, no solo por lo amenazador que llega a ser, si no por su capacidad de generar empatía pese a su cuerpo robótico. Tanto el trabajo de interpretación bucal de James Spader como la animación elegida para el rostro de Ultron, logran convencerte de tienes en frente a un ser vivo real, con emociones verdaderas y no una simple máquina que entendió mal su programación y se salió de control.

El villano y los desafíos que enfrentan Los Vengadores en su primera película (con lo grande e incontrolable que se veía, Loki y su ejército Chitauri) parecen cosa de niños comparados con la amenaza que representa Ultron.

En esta película, a diferencia de la primera, se puede sentir con mucha más fuerza lo amenazador del enemigo y lo terrorífico de su ambición. Los protagonistas son llevados al límite constantemente y gran parte de sus acciones parecen estar impulsadas por la desesperación.

Y es seguramente por lo inconmensurable de esta amenaza que en Age of Ultron se siente con mucha más claridad, de un modo mucho más tangible, la responsabilidad y el peso que cargan nuestros héroes.

En la primera película, las reacciones de muchos de los Vengadores eran infantiles y esto hacía que parezcan niños peleando. Aquí, en cambio, la cinta sí logra transmitir con mucha más claridad el peso de tener el destino del mundo en tus manos.

La era de las maravillas

El humor es muy ingenioso y esta dosificado de forma que la película no llegue nunca a caer en el ridículo, además las escenas de acción son, en definitiva, de las mejores que he visto. Excelentemente dirigidas y perfectamente coreografiadas con muchas tomas en donde los movimientos de cámara y la cámara lenta son fundamentales, rebosando prolijidad y precisión.

Avengers: Age of Ultron confirma que Marvel sabe siempre cómo llevarnos al siguiente nivel. Que Marvel quiere seguir siendo más grande para poder volver a maravillarnos, siempre, un vez más. Si esta película es mejor o peor que su antecesora es, al fin y al cabo, cuestión de gustos. Pero, que a nadie le quede una duda al respecto, lo que tenemos aquí, es una gran película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE