Profundización del modelo y militarización

Columnista invitado

tía maría

El paro de 48 horas de la macro-región sur deja varias enseñanzas. A pesar de la satanización y los psico-sociales, se dio apoyo manifiesto en diferentes grados de militancia (paralización efectiva o marchas).También en Lima salió la juventud que ha hecho suya la causa. En Islay, no se cayó en las provocaciones y a pesar de los atropellos hubo creativas formas de protesta para burlar el estado de emergencia. Por supuesto, todo silenciado o manipulado en la “gran prensa”.

Tía María: la punta del iceberg

La represión fue muy dura y se denunciaron múltiples abusos, sobre todo en la zona en emergencia. Se ha perseguido a la prensa independiente local y virtualmente silenciado sus medios. Así solo queda la “gran prensa” en campaña y coordinación con la represión azuzada por los ministros. Represión directa a los agricultores, a los que apoyan, demolición de las fuerzas políticas de izquierda, buscando además su aislamiento y eliminación de la inscripción en el JNE, persecución a las ONGS que presentan propuestas o defienden los derechos humanos.

Los gremios empresariales muy activos dando línea con los ideólogos DBA también en las redes sociales, contando con la bendición del cardenal, aplaudiendo la represión que le ordenaron a su gobierno.

A pesar de las muestras de solidaridad nacional e internacional, el gobierno hace oídos sordos y cierra los caminos del diálogo, señalando que no se revisará el segundo EIA a pesar de las falencias mostradas. No solo eso, sino que mantiene una actitud prepotente y achorada digna de mejor causa. Son conscientes de su debilidad los poderes fácticos a los que reportan, pero le están haciendo cumplir el trabajo sucio, profundizando hasta donde se pueda el modelo económico en curso, ya con una abierta militarización. No es solo el chantaje empresarial por los 2,000 millones en bonos emitidos (de la minera y los tenedores), es la punta del iceberg.

La madre del cordero

Lo que está en juego no es solo Tía María, sino la política económica de los últimos 20 años, cuyos límites se hacen evidentes ahora con el cambio de la coyuntura internacional. Se suman los cuestionamientos sectoriales productivos, de los usuarios del gas, de los trabajadores que no aumentan su s ingresos, de las comunidades de sierra y selva que ven amenazadas las tierras y los recursos donde viven, de los consumidores víctimas de la dictadura del mercado. Modelo basado en la explotación de recursos naturales que en la forma actual solo ha beneficiado a un segmento reducido de la población, donde la corrupción y la inseguridad ciudadana se generalizan a pesar del mito del crecimiento de la clase media y la burla del ingreso al primer mundo.

Todo parecía marchar sobre ruedas, ya tenían sus candidatos viejos y los pre-fabricados nuevos, para garantizar la continuidad y profundización del modelo. Pero, parece ya no están tan seguros a pesar de su dinero y balas. Por eso presionan al gobierno desacreditado que avance la tarea lo más que pueda, a cualquier costo incluso la “institucionalidad democrática”. Tiene que salir a declarar ahora los representantes de las transnacionales, los capitanes de industria, ya no bastan sus asalariados. Hay que aplastar el movimiento social y cualquier intento de modificar el status quo, aunque sea una inversión extranjera, mandando a las fuerzas del “orden” que en realidad son fuerzas de ocupación.

Gobierno caradura, con un cinismo manifiesto no solo en este caso, sino en lo de MBL, empresas cuestionadas, inseguridad ciudadana. Nadie se hace cargo, nadie renuncia, todos se aferran a su efímero poder. Y, ahora quieren facultades extraordinarias. Sobre todo en la política económica.

Fracasaron en las políticas contracíclicas, aunque hasta ahora han tenido éxito en meter de contrabando la flexibilización laboral, la burla de los estándares medioambientales y los derechos de las comunidades de sierra y selva, la eliminación de cualquier empresa y rol del estado en la economía. Profundización del modelo y militarización, dos caras de la misma moneda.

Saben que ya no representan a nadie, que la correlación de fuerzas actual no está reflejado en el desprestigiado congreso. Aún sus encuestadoras amigas le dan poco más del 15% de aprobación. Les importa un bledo la opinión ciudadana, los resentimientos que están generando y sobre todo las respuestas que están incubando. Avanzarán hasta donde puedan.

Facultades legislativas

Más de 4 paquetes de medidas económicas no han tenido éxito. Se enfocaron en la oferta, buscaron beneficiar a las grandes empresas con el cuento de la promoción de inversiones, reaccionaron mal y tarde con las políticas de reactivación, teniendo los recursos para hacerlo. Economía paralizada, inversión privada negativa, inversión pública aguantada, desequilibrio en las cuentas externas por la merma en exportaciones tradicionales y no tradicionales, salida de capitales, pérdida de reservas por la obsesión del BCR de mantener el tipo de cambio y no perjudicar a los empresarios que se endeudaron irresponsablemente en el exterior. Hasta uno de los voceros ideológicos de las empresas ha revelado que estas esperan se vaya el gobierno. Claro, pero antes que termine su chamba y que quede la política.

Y, encima, quieren facultades extraordinarias. No las necesitan, en ese punto casi todas las bancadas coinciden. Manden sus proyectos de ley y que se discutan en el congreso, que sean conocidas por la ciudadanía y la escasa oposición que haga su trabajo.

Así como se boicoteó el diálogo y no se quiere suspender el proyecto tía María, revisar el EIA y un plan de desarrollo para la región, tampoco se quiso nombrar un gabinete concertado que administre la transición y enfrente con mayor credibilidad la actual coyuntura. Se ha polarizado la región y se está polarizando el país con la solicitud de facultades y la continua represión

¿Qué dicen los partidos?

Hay un silencio cómplice en 7 idiomas. Pelean cámaras para declarar sobre MBL, los asaltos del día, la presidenta del partido de gobierno, la FIFA, la virgen que llora. Pero casi nadie ha condenado el estado de emergencia y hay comportamientos oportunistas sobre el conflicto. Los poderes fácticos ya iniciaron la campaña electoral con todas las armas, apoyarán varias opciones y se quedaran con el que tenga mayores posibilidades. Y desde la verdadera oposición? Algunos silencios notables y otras voces valientes. Aunque no se está planteando cual es la alternativa al país en la economía, en la institucionalidad democrática, en seguridad ciudadana. Una opción que diga que desconocerá todos los actos que cual manotazos de ahogado da este gobierno en su tramo final, tanto a nivel interno como externo. Para ello no son indispensables coaliciones forzadas, basta claridad en la propuesta y decisión política para canalizar y articular la protesta, transformándola en propuesta política viable. EL movimiento social lo demanda, pero entre quienes debieran jugar ese rol todavía están deshojando margaritas, o dispersos en varias reivindicaciones, cayendo en la trampa de la sobre-exposición en medios para golpearlos con todo y neutralizarlos.

Saben que ese escenario es posible y a los beneficiarios y guardianes del modelo se les para los pelos de punta. Pero, parece que los que pueden liderar la alternativa no terminan de creer lo que pueden hacer, o son torpedeados por los topos de siempre. La acción tiene que ser ahora, los que se están guardando para las próximas elecciones quizá tengan que dirigirse al país desde el exilio.

Una respuesta a “Profundización del modelo y militarización”

  1. escipion dice:

    Es evidente que se viene un golpe; está descartado un golpe con Oyanta retornando al polo rojo, (el gran temor de la derecha); el gran giro es que será un golpe contra la unidad popular que se está gestando. El gran ensayo ha sido Tía María; pero una cosa es golpear provincias y otra a nivel nacional. La ausencia de resistencia policial y militar para plegarse a los mandatos corporativos es un indicio que Oyanta cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas, al menos de la oficialidad. Donde no termina de cuajar la alianza para el golpe es en la derecha. No está del todo claro si la derecha unida jamás sera vencida. Siempre se ha dicho que a la izquierda la divide sus ideas y a la derecha la une sus intereses; pero en el caso peruano, parece que la torta es chica y los hambrientos muchos y que la sombra del colapso del mito del crecimiento, está a un paso de la esquina.
    Mientras tanto, hay que rescatar la propuesta del autor: “Serán inválidos todos los actos jurídicos emanados por este gobierno”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE