¿Controladores?

Picotazos El Búho

Aunque no puede descartarse que exista alguna justificación, resulta muy extraño que la Contraloría General de la República se haya pronunciado hasta en dos ocasiones, en contra del proceso de licitación para la operación del Relleno Sanitario, de necesidad urgente para la ciudad.

El alcalde provincial, Alfredo Zegarra, se ha rebelado ante las recomendaciones de la Contraloría y ha seguido con el proceso, pero no deja de sorprender el celo contralor, habida cuenta de su inacción en monumentales actos de corrupción consumados, por ejemplo, en casi todos los gobiernos regionales del país, a pesar de que en cada una de ellas opera una Oficina de Control. Ellos le deben todavía al país una explicación de cómo fue que, bajo sus narices, se robó tanto dinero al erario nacional. En ninguno de esos casos intervino hasta que las evidencias ya eran innegables. Bien pudieron vigilar mínimamente, antes de que se cometieran los delitos, ¿no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE