Crónica: Memoria feliz de un picantero

Sabores, colores, sensaciones dosificados todos, cuchara a cuchara, en medio de gente que se agrupaba en ese útero conocido como picantería. Allí se va a comer y a beber chicha. Se va a asombrarse de las porciones pantagruélicas de los triples y dobles.

La Revista Avatar

Texto : Dennis Arias Chávez.

Yo apenas si sabía limpiarme los mocos. No me dejaba dar mi opinión sobre cosas de adultos por lo que tenía que pasar mis días solitarios entre los juguetes que él me traía de sus viajes a Tacna. A veces conseguía trabajos de albañil y entonces me tocaba acompañarlo a canchones desolados donde perros rabiosos me lanzaban miradas recelosas. Una mañana llegó a casa uno de sus mejores amigos, un  hombre de rostro moreno y papada abundante. Al ver a mi padre lo saludó efusivamente para luego  indicarle con la cabeza que lo acompañásemos.

Era la primera vez que visitaba una picantería, la de doña Eliana, un ennegrecido local de paredes  recubiertas por capas de hollín y de cuyos techos se desprendían telarañas también ennegrecidas por el humo desprendido de la cocina a leña. Con curiosidad empecé a husmear cada rincón del lugar. Una ventana pequeña que daba a la calle, tablas a manera de mesas y asientos y recipientes de arcilla de  donde un joven mozo extraía un líquido espumoso que vertía en jarras de porcelana. El piso era de tierra compactada en cuya superficie se podían apreciar manchas deformes producto de los caldos que caían  accidentalmente sobre ella. Un intenso olor como a carne cruda y a condimento inundaba el lugar.

Mis primeros recuerdos de infancia están asociados a mi padre y a sus visitas constantes a las  picanterías. Las recorríamos durante la semana, de extremo a extremo…

Lea el artículo completo en la edición impresa

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE