Mestizos desde siempre

El tallado del sillar, la forja del fierro y la pintura del paisaje fueron, coincidentemente, las primeras manifestaciones de arte mestizo que se generaron en Arequipa. Casi cinco siglos después de estos descubrimientos estéticos y, al mismo tiempo, medios de expresión, artistas arequipeños siguen renovando el instante mágico de la creación, como de un nuevo universo, el de una nueva obra de arte, única e insustituible, y con raíces centenarias.

La Revista Avatar

pintura arequipeñaCuando se fundó Arequipa, los españoles que se enraizarían en esta tierra traían un conocimiento  arquitectónico –ya mestizo por la influencia árabe-, que sería sometido a un nuevo proceso de mestizaje, con el conocimiento y el arte ancestral andino, dando lugar a la arquitectura colonial que, por su carácter original y único, fue reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Los primeros maestros o alarifes españoles fueron formando grupos de asistentes entre los cuales había mestizos e indígenas, los cuales fueron adaptando las técnicas a las formas propias de expresar sus  conceptos, plasmando en sus obras un inconfundible sello de naturaleza prehispánica. Ese mismo  proceso se dio en el tallado y en la forja del fierro, expresiones artísticas que se aplican en las  decoraciones exteriores de las edificaciones, desde entonces hasta nuestros días. En aquellos tiempos, casi toda la habilidad desplegada se plasmó en la arquitectura religiosa, dando lugar al arte barroco  mestizo, debido a que aparecen allí manifestaciones de elementos hispanos conjuntamente con motivos  relacionados con la cultura prehispánica regional, así como de la flora y la fauna locales…

Lea el artículo completo en la edición impresa

Deja una respuesta

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE