Campaña de Southern Perú reaviva conflicto por Tía María

Destacados Noticias

tía maría

La repentina suspensión de labores en la Universidad Nacional de San Agustín, se atribuyen al temor por una confrontación con grupos y sectores opuestos al proyecto minero Tía María y que podrían deslucir la edición 32 de la Convención Minera que está en vísperas de realizarse en la ciudad.

Mientras el evento está programado a desarrollarse entre el 21 y 25 del presente mes, y la policía toma previsiones y refuerza sus planes de seguridad, para no dar un espectáculo internacional de conflictividad, los pobladores del Valle de Tambo alistan una paralización, precisamente, los días 23, 24 y 25, en protesta a la campaña “El reencuentro” que Southern Perú ha emprendido hace dos semanas en el valle, con efectos contraproducentes.

Todo indica que esta campaña con múltiples ofrecimientos, así como el notorio desentendimiento del gobierno nacional para con esta problemática, vienen exacerbando los ánimos, precisamente en días previos al evento estelar de los mineros.

Las autoridades locales, parecen coincidir en la falta de oportunidad de esta campaña, lo que hace temer un nuevo paro indefinido y la reactivación del conflicto.

Justiniano Apaza

El congresista Justiniano Apaza considera que “es el desinterés del Gobierno central para encontrar una solución definitiva al conflicto social en el Valle de Tambo lo que, aunado a la actitud prepotente y provocadora de la empresa Southern Perú que ha reiniciado su agresiva campaña   para generar condiciones que permitan el inicio de las operaciones del proyecto minero “Tía María – La Tapada” (precisamente en fecha cercana a la 32 Convención Minera); lo que ha motivado el rechazo de la población y están generando las condiciones para que retornen las protestas”.

“La campaña millonaria denominada “reencuentro” debe   suspenderse, porque la población la rechaza y está provocando que se reinicie la protesta social. Por el bien de la paz social la empresa Southern Perú debe cancelar el proyecto “Tía María” y retirarse del Valle de Tambo, la población ya se expresó que no quiere la presencia de la actividad minera”, dice el parlamentario.

El congresista consideró irresponsable la actitud de la empresa minera Southern Perú puesto que “en la memoria de la población está presente la forma cruenta, con víctimas mortales, en que el Gobierno y la empresa han intentado imponer el proyecto minero”.

Yamila Osorio

En opinión de la gobernadora regional, la terquedad de la empresa Southern Perú al iniciar su “Plan Reencuentro”, tuvo como respuesta la convocatoria a un paro de 72 horas en el valle de Tambo, en rechazo al proyecto minero Tía María.

Afirmó que la decisión de Southern de implementar su nueva estrategia no es la más adecuado, pues el momento no lo ameritaba y solo consiguió la reacción de la población del valle de Tambo que mantiene frescas las consecuencias de las protestas de dos meses que causaron la muerte de cuatro personas (tres civiles y un policía).

“Siempre hemos manifestado que con el gobierno era el momento oportuno para recuperar la confianza, y lamentamos que la empresa (Southern) haya dado el siguiente paso sin coordinar con las autoridades. La puesta en marcha del ‘Plan Reencuentro’ no era la mejor alternativa y ya sabemos la reacción del pueblo”, dijo.

Yamila Osorio ya había sido crítica con la campaña publicitaria que, por sesenta días, llevó a cabo la empresa, fundamentalmente en medios limeños, manifestó su excepticismo frente a la nueva ofensiva mediática denominada “El reencuentro”.

“No creo que el mensaje haya llegado a la población del valle de Tambo. Acá no entendemos de qué se trata la campaña” había manifestado en relación a la primera etapa; pero transcurrida la pausa que estableció el Estado de Emergencia y la que estableció la empresa, ofreció nuevamente mediar a través de la contratación de un organismo internacional para la revisión del EIA, lo que fue tajantemente rechazado por el gobierno.

También se mostró esperanzada en los ofrecimientos de diálogo del gobierno para tratar una agenda de desarrollo para la provincia de Islay. Incluso, voceros del gobierno, delegaron en ella la responsabilidad de señalar a los interlocutores válidos de la provincia; pero nada se concretó.

Al parecer, los resultados del estudio que el GRA encargó a una ONG (de orientación pro minera) que hablaban sobre un rechazo marcado al proyecto minero en la zona y un estado de ánimo afectado por la violencia del conflicto; hicieron desistir al gobierno central del diálogo –por lo visti- encaminado únicamente a lograr la aceptación del proyecto minero.

Ana María Solórzano

Incluso la congresista oficialista, ex presidenta del Congreso, Ana María Solórzano, quien mantuvo una actitud de apoyo al establecimiento del proyecto, junto a todo el oficialismo, durante la primera etapa del conflicto, ha manifestado que los plazos de Southern no son los más adecuados.

“La empresa Southern no debe de poner plazos, nosotros como congresistas respaldaremos a la población, pero sobre todo veremos el tema de los estudiantes. Estos no deben perder clases”, señaló Solórzano, deslizando que la campaña “El reencuentro” no es la más oportuna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE