Bonito o barato: el dilema entre los super y los mercados tradicionales

Destacados Noticias

supermercados

La compra de productos de consumo diario es, hoy en día, una competencia de precios y ofertas,  sin dejar de lado la calidad, la comodidad y la seguridad a la hora de hacer “el mercado”. Si nos remontamos a la Arequipa de hace 10 años antes de la llegada de las grandes firmas de supermercados, el mercado de barrio o las ferias eran los protagonistas y principales abastecedores de víveres, para la mayoría ¿aún es así?

El buen aspecto de los nuevos establecimientos comerciales, su modernidad y los supuestos precios bajos que ofrecen, han hecho que últimamente la compra ahí sea más frecuente,  reduciéndose la venta en los centros tradicionales en un 30%. Desde la instalación de Plaza Vea en la Av. La Marina, pionero de estos grandes establecimientos, donde en sus inicios se formaban largas colas para ingresar a comprar, los vendedores de los pequeños mercados sabían que las ventas ya no serían las mismas.

“La venta bajó en un 90%” expresa Germán Laura Vilca, presidente del mercado mayorista Nueva Esperanza del Avelino, explicando que al ser éste el primer supermercado grande en Arequipa, las personas se dejaron llevar por la novedad; luego, con el ingreso de las otras grandes empresas, la comercialización en mercados bajó en un 50%, los primeros días después de la apertura.

Enfocándonos en los precios, si una familia ordinaria conformada por cuatro miembros gasta a la semana un promedio de s/.250.00 en la compra de productos primarios en un mercado, ¿cuánto puede llegar a gastar en un supermercado? Si la gran mayoría de compradores cree que por las ofertas, los 2×1, y otras promociones similares, ahorran, al ver el siguiente cuadro ya no estará muy seguro de esa suposición.

En un recorrido por los principales mercados y centros comerciales se pudo observar gran diferencia en precios, que puede marcar una buena diferencia en costos, entre estas dos opciones.

PRODUCTO MERCADO PLAZA VEA TOTTUS METRO
Cebolla 2.50 3.00 4.59 3.99
Limón 4.00 1.89 3.99 2.40
Zanahoria 0.7 2.39 4.19 2.19
Arveja 2.00 5.59 6.89 4.89
Tomate 1.50 2.99 —————- 1.99
Rocoto 6.00 6.50 9.69 9.59
Brócoli 1.50 5.99 5.19 7.49
Abas 1.80 4.49 4.59 2.99
Zapallo 1.20 1.89 —————– 1.99
Choclo 2.00 1 x 1.00 1 x 1.99 1 x 1.49
Ajo 2.00 9.89 14.59 13.59
Papa 5 x 7.50 5 x 10.00 5 x 6.45 5 x 4.95
Arroz 2.70 3.30 2.60 2.59
Azúcar 2.50 —————- —————– 3.15
Aceite 5 Lts x 27.00 5 Lts x 32.59 5 Lts x 35.00 5 Lts x 36.00

 

Si solo se compra los productos de la lista en la cantidad que ahí figura, el monto a gastar en un mercado normal es de S/64.9 y en un supermercado sería de s/91.51; s/ 99.76; y s/ 99.29 correspondientemente. Así se puede llegar a ahorrar en las comprar semanales hasta 30 soles; y al mes más de 120 soles.

Pero si a ese gasto de más, sumamos las tentadoras ofertas de otros bienes, no indispensables, que siempre terminamos comprando en un supermercado, la distancia se hace mayor.

Otros bienes no alimentarios, pero que también son de consumo diario, también guardan diferencias, entre uno y otro establecimiento, aún cuando estén en promoción pues la diferencia en los otros productos, termina por anular la oferta.

Valor agregado

Uno de los factores por los que los vendedores de centros de abasto como el de Avelino o San Camilo no pueden ser sustituidos, según indican, es por su trato directo con el comprador, por la elocuencia que desarrollan hacia los visitantes, lo que funciona mucho mejor que cualquier plan de marketing de miles de dólares.

Sin embargo, tienen como desventaja la menor seguridad que ofrecen a los clientes y ciertas comodidades como los carritos de compra, el orden y limpieza y, principalmente, la posibilidad de comprar con tarjeta de crédito.

Ya que los malls están sumamente tecnologizados, el mercado Nueva Esperanza, por ejemplo,  según explica Germán Laura se ha querido poner a la altura y han asumido la competencia de estos nuevos establecimientos como un desafío para lograr un nuevo impulso.

Desde el año 2013, vienen reestructurando sus locales, tanto en el piso como en el techo, y la posibilidad de contar con carritos de compra. Si una de las razones por las que la gente prefiere no ir a este tipo de emporio es la limpieza de la zona, ahora ya cuentan con carritos de limpieza que van constantemente durante el día aseando el lugar.

Otra de las mejoras es la sala de seguridad, desde donde se monitorean 22 cámaras ubicadas dentro del mercado y el trabajo de cuatro agentes de seguridad que están ubicados en las zonas donde más se corre mayor riesgo de asalto.

En la actualidad ya no se puede decir que los mercados son lugares rústicos, o donde no hay modernidad y donde no se brinda confort a sus consumidores. Si bien existen algunos que aún dejan mucho que desear, también hay otros que se están poniendo a la par con sus competidores más grandes y que, para hacerles la lucha, están mejorando sus servicios. Al final, la última decisión, siempre estará en manos del consumidor.

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE