En el candelero

Picotazos

 

El siempre sonriente congresista, Gustavo Rondón, fue ayer blanco de la ira nacionalista, tras el anuncio de que la primera dama, Nadine Heredia, pasaba a la condición de investigada en la comisión de Fiscalización que él preside. Los congresistas oficialistas la emprendieron contra Rondón acusándolo de un pésimo manejo de la mesa y de favorecer a la alianza “fujiaprista” que querría destruir a Heredia. Además mencionaron que Rondón postulará a la reelección por las filas de Fuerza Popular (Fujimori) y no con Solidaridad Nacional que es el partido con el que llegó al parlamento.

Lo real es que, además de un exceso de figuretismo que lo lleva a usar las redes sociales como si fuera una Miss, Rondón perteneció al grupo fujimorista arequipeño allá por fines de los años 90. Incluso postuló a la alcaldía de Arequipa representante a Vamos Vecino, uno de los engendros fujimorista, por lo que no sería de extrañar que vuelva a ese redil. En todo caso, él no ha aclarado el asunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE