La doble cara de la lucha ambiental

Entre los polémicos resultados de la investigación fiscal en torno al conflicto por Tía María, que ha terminado involucrando a alcaldes, dirigentes agrarios, abogados y personas sencillas, en una supuesta Asociación Ilícita para Delinquir; una de las hipótesis que sí ha probado de manera fehaciente la fiscal María Alejandra Cárdenas, son los millonarios pagos que hizo la empresa Southern Perú al abogado ambientalista, Jesús Gómez Urquizo, el interlocutor del famoso audio de “las lentejas”, así como el hecho que, paralelamente, cobraba por servicios a los opositores de éste y otro proyecto de la misma compañía.

La Revista Avatar

Gomez UrquizoLos pagos suman el millón y medio de soles, libre de impuestos, por supuestas asesorías en temas  ambientales que la fiscalía asegura no se concretaron, pues ni la empresa ni el abogado pudieron acreditar ante su despacho documentos o productos que justifiquen los exhorbitantes pagos que se le hizo, presumiendo que se trató de un soborno para que el furioso opositor al proyecto Tía María en las protestas de 2010 y 2011, dejará de presentar documentos y presentarse en medios de comunicación, mientras se aprobaba el nuevo Estudio de Impacto Ambiental.

Es así que los cheques que emitía Southern a nombre de Jesús Gómez Urquizo, el “moralizador” que  hizo públicos los audios de sus conversaciones con Pepe Julio Gutiérrez para deponer la protesta a  cambio de dinero, correspondieron claramente a determinados eventos relacionados con el nuevo EIA de Tía María y habría tenido el propósito de asegurar su silencio.

Un primer pago de 250 mil soles le llegó días antes de la realización del primer taller participativo en el  valle de Tambo que se hizo en medio de un paro convocado por…

Lea el artículo completo en la edición impresa

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE