Tambo, construyamos el futuro ¡hoy!

Columnista invitado Avatar

La percepción de los pobladores del valle de Tambo -provincia de Islay, región Arequipa- respecto a la posibilidad de impulsar su desarrollo económico y social en su localidad, está cambiando rápidamente desde que observan el abanico de oportunidades que tienen al alcance de la mano.  La desconfianza se va diluyendo y el discurso de “Unos Sí y Otros No” se convierte en un mensaje del pasado que no representa el sentir y los verdaderos intereses de los pobladores.

El valle de Tambo está habitado por aproximadamente 35 mil personas, la mayoría de ellas dedicada a actividades agrícolas y ganaderas.  El principal cultivo es el arroz, la producción de este producto alcanza las 12 toneladas por hectárea al año.  Ahora, el Ing. Ángel Fernández, experto en el cultivo del arroz, se ha propuesto elevar dicha producción de manera significativa en el próximo lustro.  “Esto generará mayores ingresos para los agricultores y las familias del valle.  Cómo pueden decir que la minería se opone a la agricultura si es la empresa minera Southern Peru la institución que respaldó esta propuesta a la cual se han sumado organismos del estado.  Todos queremos bienestar, que el desierto se vuelva productivo y que el valle produzca más para que haya más empleo y mayor riqueza para todos.  Siempre recomiendo, abran las puertas a todos, aprendamos de los otros y enseñemos de lo nuestro.”, concluyó el Ing. Fernández.

En el ámbito ganadero, el Grupo Gloria, de origen arequipeño, también en convenio con la minera, está llevando a cabo programas de capacitación para los ganaderos del Tambo.  El objetivo es incrementar la producción de leche, mejorar el ganado y las técnicas de ordeño, así como las condiciones de higiene en que se obtiene el producto.  El programa, al cual han denominado Tambo Ganadero, tiene una visión de largo plazo, mejorar los cultivos para el forraje del ganado, mejorar la calidad del ganado en el valle introduciendo razas mejoradas y, posteriormente, enseñar a los productores locales a producir quesos frescos, maduros y yogurt.

El apoyo a la ganadería se complementa con el programa veterinario que busca llegar a cada fundo.  Equipos de veterinarios van a la zona, cuando son requeridos por los pobladores para que atiendan las emergencias que se presentan con el ganado o lleven a cabo campañas de vacunación y desparasitación. En el valle se están dando dos procesos, recuperación de la confianza y una auténtica revolución socio-productiva, es lo que se percibe del diálogo con las personas, porque percibe una mejora en su quehacer agropecuario.

Ciertamente, la producción es importante, pero también lo es el aspecto social. Los centros de salud públicos no se dan abasto para atender la demanda acumulada de servicios odontológicos y oftalmológicos.  Hay múltiples problemas dentarios que poco a poco son atendidos gratuitamente, empleando a los profesionales locales de la salud, hijos de los agricultores y ganaderos del valle. En el caso de las campañas de cuidado de los ojos se atendió casos de cataratas y el índice de satisfacción de las intervenciones quirúrgicas superó el estándar nacional.

Asimismo, se han desarrollado otros programas de apoyo a la población local, capacitación en trabajos de albañilería, entre otros.  La importancia del fortalecimiento de las competencias y capacidades de los pobladores es que añaden a su conocimiento del campo otras actividades -principalmente servicios-, las cuales pueden desarrollar cuando su actividad habitual les demanda una menor presencia.

Por ejemplo, en los meses de verano, el valle recibe a cientos y quizás hasta miles de visitantes (familiares, amigos y turistas), quienes veranean en las playas de Islay.  El mejoramiento de las viviendas, sea a través de programas destinados a pintar la fachada o colocar piso a alguna habitación, pueden representar una oportunidad económica para quien desee alquilar algún cuarto por la temporada de verano.  Además de poner en valor la gastronomía local.

El valle de Tambo está cambiando porque todos decidimos cambiar de perspectiva. La oportunidad está en el futuro, pero hay que empezar a construirlo hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE