El Centro Histórico después de la peatonalización

Muchos dudaron hasta último minuto que la anunciada peatonalización de la plaza de armas y alrededores se haría efectiva. Entre los menos entusiastas, los miles de taxistas que abarrotan las calles céntricas y que consiguieron que el centro histórico de la ciudad fuera uno de los más caóticos del país. Los problemas están lejos de acabarse, pero el primer paso se ha dado de manera irreversible.

La Revista Avatar

analisisFue menos traumático de lo que supuso la mayoría, aunque el atolladero de tránsito en las calles en las que los inspectores impedían la entrada de vehículos hizo temer lo peor. Sin embargo, pasadas las horas punta, el tráfico comenzó a fluir y las calles a despejarse.

Pese a la falta de sentido común en varios de los actos que se organizaron para el encuentro de Ciudades Patrimonio, que asumió como sede el Municipio Provincial, la premura por remozar la ciudad  evitó que el proceso se dilate en demasía. Con deficiencias y errores, la peatonalización se ha consumado.

Ahora resta consolidar este nuevo ordenamiento que debe hacer de la ciudad, al mismo tiempo, moderna  funcional, tanto como bella y tradicional en su centro histórico. Al estilo en que muchas en el mundo han logrado armonizar la conservación de su patrimonio histórico con las necesidades de  crecimiento y fluidez de un tránsito cada vez más abundante…

Lea el artículo completo en la versión impresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE