COnflicto pendiente del año que pasó

Las heridas por Tía María

Por espacio de dos meses, a partir del 23 de marzo, Arequipa vivió con el alma en vilo, por los diarios sucesos de enfrentamientos, detenciones, heridos y muertos que produjo el conflicto en el antes bucólico Valle de Tambo, cuyos pobladores se opusieron en mayoría a la instalación del proyecto Tía María.

La Revista Avatar

El Estado, a través del gobierno de Ollanta Humala, -quien en campaña prometió hacer cumplir la voluntad popular para después girar 180 grados en su posiciónestuvo del lado de la minera. Así lo percibieron los pobladores y eso, no solo agudizó el conflicto, sino que le dio ribetes violentistas, al surgir grupos de resistencia, como los llamados “espartambos”, en alusión a los 300 espartanos que enfrentaron el gigantesco ejército de Jerkes en la Grecia milenaria.

Los muertos, heridos y detenidos, en cambio, fueron más reales y el dolor se expandió más allá de los mitos. Las heridas abiertas siguen sin cicatrizar. Entre los arequipeños, aún están frescas las imágenes de los “huaraqueros” enfrentando a la policía, así como de los abusos policiales, de las muertes y las carreteras bloqueadas, del saqueo violento que se extendió hasta la ciudad, en varias jornadas de paro en apoyo a los agricultores; de las mesas de diálogo frustradas y de la decepción e indignación que produjeron los llamados “pepeaudios” que involucran al principal dirigente de los opositores a la mina, en un acto de traición a
su pueblo y corrupción, junto a un intermediario que alguna vez se vendió como “ambientalista”…

Lea el artículo completo en la edición impresa

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE