Como cuervos

Picotazos El Búho

 

En días previos a la inscripción oficial de candidatos al Congreso, algunos de nuestros peores defectos como peruanos se hacen evidentes. La guerra por un cupo es sorda y sin cuartel, como ocurre en el fujimorismo donde retiraron a Fredy Lozano, activista desde hace dos años, para poner gente que acababa de llegar. Luego sale el inefable Felipe Domínguez a tratar de descalificar a quien hasta hace poco era su compañero de pintas (Lozano), diciendo que en el anterior proceso electoral obtuvo una votación «recontra pequeña». No conocen la palabra lealtad.

Algo similar ocurre en el Frente Amplio donde quisieron dar una lección de democracia con elecciones abiertas y ahora abundan las acusaciones y deslealtades entre los candidatos, no cayendo en la cuenta que ventilar sus trapitos al sol sólo consigue dañar la candidatura de Verónica Mendoza que, de por sí, ya es precaria, precisamente por estas disputas a la luz publica, poniendo en evidencia como se autodestruyen ante la opinión pública. Y pensar que hablaban de cambio.

Y en el «arroz con mango» que es la agrupación de Acuña, ni se diga, así como en la Alianza Popular donde los otrora enemigos ahora caminan de la mano. Política, que le dicen.

Deja un comentario

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE