Respeto y religión

Picotazos

El Gerente del Centro Histórico, Víctor Dibán, tan celoso por estos días con la campaña electoral y con las manifestaciones de protesta, ha hecho mutis tras haberse comprobado que retiraron adoquines de la plaza de armas par plantar cruces con motivo de las celebraciones de Semana Santa. Aunque, sin justificación real, las manifestaciones religiosas de la iglesia católica son la excepción a las manifestaciones políticas que no están permitidas en el Centro Histórico, eso no quiere decir que puedan dañar el patrimonio monumental de la ciudad. Y aunque el alcalde Zegarra sea de los que no se pierden una procesión para no perder popularidad entre la mayoría católica, está en la obligación de hacer cumplir las normas, con igual rigor, a todos. ¿Qué pasó?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE