El desafío de Verónika y la izquierda

Columnista invitado Otra Mirada

(*) Tomado de Semana Económica

Publicidad

Tras las elecciones queda como un desafío para Verónika Mendoza consolidar al Frente Amplio y a la izquierda peruana como una fuerza organizada para participar en las elecciones municipales y regionales del 2018.

Por lo pronto, ha dicho que será necesario “refundar” el partido en busca de la unidad de la izquierda, lo que implica una recomposición del FA. Aquí surge la interrogante: ¿Podrá Verónika Mendoza unificar a la izquierda, que no lograba una buena participación en las elecciones generales desde 1985 con Alfonso Barrantes a la cabeza?.

Publicidad

En aquella oportunidad la izquierda se presentó unida, pero luego se volvió a dividir y se ha mantenido así hasta la fecha. La aparición de Verónika Mendoza hace creer a los analistas que si puede mantener la unidad del FA y sumar a los diferentes grupos de izquierda, pero advierten que la tarea no será fácil.

PUEDES VER:  Masacre en la Amazonía indígena peruana

¿Cuáles cree que serán los escenarios para Verónika Mendoza en el 2021?

Para la socióloga Noelia Chávez la juventud, el carisma, la apertura al diálogo y el discurso político más liberal de Mendoza (a favor de los derechos civiles) la ayudan a fortalecer su liderazgo, a diferencia de otras figuras.

Tener a veinte representantes en el Congreso, posiciona al FA como la primera minoría parlamentaria y eso puede fortalecer a Mendoza. “La bancada va a ganar capacidad de negociación y experiencia de gobierno. Si aprovecha eso, podrá generar más cuadros, renovar su discurso más adelante y demostrar que tiene capacidad de gestión”, explica.

El politólogo de la PUCP Rodrigo Gil considera que el FA debe aprovechar el capital político ya construido y a través del liderazgo de Mendoza, dejar de lado las disputas internas para concentrarse en las elecciones del 2018.

PUEDES VER:  Masacre en la Amazonía indígena peruana

Sostuvo que el 2014 casi no logra representación, por lo que ahora “tiene que empoderarse en los gobiernos locales y resolver sus problemas para desmarcarse de la idea de que la izquierda no sabe gobernar, y así crear una marca de gobierno. Sólo así podrá pensar en las elecciones del 2021”.

El FA podría aprovechar los eventuales errores del partido de gobierno (Keiko o PPK) para fortalecerse, pero antes debe posicionarse y fortalecer su rol de oposición. Frente a un eventual gobierno fujimorista tendría más oportunidades de levantar su voz, pero también podría perder votos si el fujimorismo aplica una política clientelista.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE