Historia del Puente Chilina

La noticia fue saliendo a cucharadas, como un medicamento de mal sabor. En este caso, el mal comienzo, mal diseño, mala ejecución, mala negociación, y muy mal final: la obra física acabó costando 4 veces más de lo previsto, fue necesario rehacer 3 veces el expediente, y la improvisación y la pésima negociación con contratistas y propietarios de predios, acabó generando un gasto total en todo el proyecto, superior a 500 millones, es decir, más que todo el presupuesto anual de inversión del Gobierno Regional. ¿Cómo pudo pasar?

La Revista

puente Chilina

Las irregularidades, observadas desde una perspectiva integral, están descritas en el informe de investigación que efectuó la Comisión de Fiscalización del Congreso de la República, que preside Gustavo Rondón, y que será presentado en los siguientes días para su aprobación, primero en la  comisión y luego en el pleno. Más allá de las responsabilidades penales, civiles y administrativas que  señale el informe final, los hechos hablan por sí mismos y, vistos en conjunto, resultan reveladores y  alarmantes. La obra del Puente Chilina parece un verdadero ejemplo, de lo que no se debe hacer.

LOS INICIOS
La primera vez que se habló del Puente Chilina, como proyecto a ejecutarse, fue en el año 2008, cuando Juan Manuel Guillén y el alcalde provincial, Simón Balbuena, firman un convenio para que el Gobierno Regional (GRA) realice los estudios de factibilidad de la obra que, posteriormente, la haría por encargo expreso del municipio, dado que era competencia de la comuna y no del GRA. El proyecto del puente  Chilina se denominaba entonces “Vía troncal Interconectora entre los distritos de…

…Lea el artículo completo en la edición impresa

Suscríbete a La Portada, el boletín diario de noticias de El Búho. ¡Es gratis!

* campos requeridos

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE