VIDEO. “Jugaron a la botella borracha y luego abusaron de ella”, denunció madre de menor

Noticias

IMG_20160526_105234139_HDR

 

“Vamos a jugar al papá y a la mamá”, le dijeron antes de abusar de ella. La noche del 15 de enero, después de que enviara a Mirian Quispe a la ciudad, el encargado del fundo “Illomas”, Jesús Valdivia Torres y sus dos trabajadores, Grabiel Llerena y Nury Reynoso, llamaron a la pequeña hija de Mirian Quispe y la condujeron a una habitación. Ahí bebieron y jugaron a la botella borracha. Luego, abusarían de la menor de 13 años.

Terminado el juego, la menor estaba desnuda y ebria. La acostaron en una cama. Grabiel y Nury, que son pareja, se fueron a otra habitación y, antes de salir, Nury dijo; “toda la noche cada uno tiene que dormir con su pareja, como si fueran papá y mamá”. Jesús Valdivia se echó en la misma cama donde habían colocado a la menor. Le dijo que se juntara a él y luego, se aprovechó. A las primeras horas del 16 de enero, Grabiel Llerena también abusaría de la hija de Mirian.

Cuando Mirian Quispe se enteró del crimen, “quise matarme”, dice. Quiso ir a la ciudad para denunciar el hecho, pero Jesús Valdivia Torres lo impidió. Con pretextos, la mantuvo en el fundo durante casi dos meses. Mirian Quispe cuidaba a las vacas y tiene, además, otros 7 hijos.

“Yo pedí transporte a don Jesús Valdivia. Yo le dije, voy a salir. Él me dijo, voy a ver si hay carro… él sabía que yo quería denunciarlo y me dijo que la única perjudicada iba a ser mi hija. La van a señalar en el colegio, decía. Eso quieres para tu hija, decía”, declaró Mirian Quispe. “Me manipuló”.

IMG_20160526_111413828_HDR

El hermano de Jesús, Magno Valdivia Torres, se acercó a Mirian y a su familia para pedirles que no denunciaran. Que él se encargaría de darles dinero. Finalmente, el primer día de marzo, Mirian Quispe logró asentar la denuncia.

Explicó que no era la primera vez. Su hija le contó que en otras ocasiones Jesús Valdivia había abusado de ella, pero que se mantuvo en silencio porque no quería preocupar a sus padres ni que pierdan el trabajo.

Mirian Quispe ya no trabaja en el fundo “Illamos” en Chuquibamba (Condesuyos) y está buscando justicia. Sin embargo, cree que el juez que está llevando el caso no es imparcial. “Las leyes son para todos, ¿no? No sólo para un lado”, finalizó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE