¿Qué es el fujimorismo finalmente?

La Isla de Jonás Avatar

 

Ante el escenario perverso y de perversidades de los últimos días; a solo algunas semanas de decidir el destino de los próximos 5 años del país, la pregunta “¿cómo caímos tan bajo?”, suena patética.

Si supiéramos “cómo”, no lo habríamos repetido tantas veces en nuestra historia.

El fujimorismo es la primera mayoría en el poder legislativo y podría ser una mayoría absoluta si alcanza el poder ejecutivo, del cual se encuentra a un paso.

Y todo ello en medio de las peores confirmaciones de las dudas que genera la hija del preso Fujimori. La mayoría de candidatos en la lista fujimorista cuenta con antecedentes de corrupción o han estado en medio de procesos de esa naturaleza; la misma candidata no es una persona cuyos antecedentes generen confianza, sin oficio conocido, sin esclarecer el origen de los dineros que se usaron para pagar su educación y la de sus hermanos, las relaciones de sus círculos más cercanos con el crimen organizado no es el origen de comentarios, sino la existencia de una investigación oficial de parte de la organización internacional más importante en el tema de narcotráfico; la manera lumpenesca de actuar, de parte de sus seguidores; en las redes sociales, sin tener el mayor escrúpulo siquiera para utilizar a las propias hijas de la candidata, la confrontación de afiebrados intereses personales con su propio hermano -quien se autoproclamó para una candidatura el 2021- no la han hecho caer en la aceptación de la mayoría de peruanos. Por el contrario, la mantienen firme.

¿Qué es esto?, ¿qué es el fujimorismo, finalmente? El politólogo Steve Levistky ha venido sosteniendo que con Keiko Fujimori, el fujimorismo ha logrado construir un partido y se ha renovado ante el electorado. Creo que nos está sucediendo lo que les pasa a los mexicanos con el PRI. Una amiga de este maravilloso país me decía que el PRI es una de las maneras de ser de los mexicanos, la peor de todas ellas. Pues el fujimorismo parece la expresión más retorcida de “lo peruano”. No creo que es un partido político, es más bien una plataforma política que permite proteger una diversidad de intereses. Una estructura política sin ideología, sin principios y por lo que puede apreciarse, sin control, capaz de garantizar la inversión sin mayores riesgos ni reglas para un gran empresario, o para un “emprendedor” de la minería informal o para algún traficante de terrenos diestro en funciones de operador político como dirigente de asentamiento humano.

La falta de escrúpulos no tiene fondo en el fujimorismo; si para desacreditar la Marcha de los 4 suyos, en el año 2000; antes de la caída de su gobierno, el fujimorismo tuvo que incendiar una de las sedes del Banco Central de Reserva con 6 personas dentro; ahora en el 2016 no lo han pensado dos veces a la hora de armar una publicidad injuriosa en las redes sociales que los colocaba como víctimas.

Utilizaron la muerte de 6 personas para victimizarse contra la Marcha de los 4 Suyos, y en esta oportunidad fabricaron un mensaje que difundieron por internet atribuyéndoselo al colectivo “No a Keiko”. Colocaron la siguiente frase: “Si la rata es presidente, estas ratitas muy pronto lo serán” con la imagen de Keiko Fujimori y sus hijas, menores de edad; con el logotipo del movimiento “No a Keiko” y como si este movimiento lo hubiera enviado. Los mismos fujimoristas lo replicaron, difundieron el mensaje sin importarles replicar la imagen de las hijas menores de su líder político. El objetivo es victimizarse y los escrúpulos fujimoristas no existen.

Recordando lo del incendio del Banco Central de Reserva y la muerte de 6 trabajadores dentro, la investigación de ese caso, después de la caída del gobierno de Fujimori demostró que agentes del SIN (Servicio de Inteligencia Nacional) utilizaron como escondite para el operativo un hotel de nombre Granada, el que pertenecía a un estrecho colaborador de Montesinos; Fidel Ramírez, quien en la época dorada del fujimorismo vio crecer enormemente su fortuna a través de una institución que devino en universidad con el nombre de “Alas Peruanas”. Fidel Ramírez Prado, el colaborador de Montesinos, es quien de acuerdo al portal periodístico Ojo Público, está siendo investigado por la DEA. En esta investigación cuyo objetivo principal sería Miguel Arévalo Ramírez “Eteco”,  considerado el mayor capo del narcotráfico en el Perú y cabeza de una gigantesca red de lavado de dineros del narcotráfico en Lima, Miami y países de Centroamérica; ha aparecido también Joaquín Ramírez Gamarra, el financista de la campaña de Keiko Fujimori, sobrino de Fidel Ramírez Prado. Ramírez…, recuerdo que hace unos años se encontraron 90 kilos de cocaína en un almacén de cuya empresa era socio Kenyi Fujimori; el congreso desestimó investigarlo aduciendo que se trataba de un socio minoritario de la misma. En esa empresa también participaba otro Ramírez, Miguel Ángel Ramírez Huamán, socio de Kenyi Fujimori y ex candidato al congreso por el fujimorismo.

El caso en el que está metido Joaquín Ramírez Gamarra, el financista del fujimorismo implica una enorme red de lavado de dineros. La campana de Fujimori lleva más de 5 años, con todo lo que eso significa en financiación, 5 años. Fujimori ha dicho no saber nada de los negocios de Joaquín Ramírez Gamarra; y el fujimorismo ha dicho que no va a separar a Joaquín Ramírez Gamarra de su partido.

Recuerdan cuando Alberto Fujimori no podía deshacerse de Montesinos?, el fujimorismo es la expresión más retorcida del alma nacional.

2 respuestas a “¿Qué es el fujimorismo finalmente?”

  1. Avatar Hernando Núñez del Prado dice:

    Sin lugar a dudas la falta de escrúpulos, es una de las características de los fujimoristas, no importa si hay muertos con tal de conseguir sus fines, por ejemplo que ellos van a solucionar el problema de la inseguridad con mano firme; recuperarnos de esto puede llevar a una revolución o al renacimiento del terrorismo. La crisis de valores es extrema, sino se comienza a reestructurar, la descomposición será nefasta para el futuro del país.

  2. Avatar Chayanne dice:

    De acuerdo es así el fujimurismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE