La ruleta inglesa

Gárgola sin pedestal

 

Los pueblos cuya historia se pierde en los vericuetos del anonimato, el expolio, el mal hado y la traición, nunca pueden darse el lujo de asomarse a los abismos de la incertidumbre; y entonces elucubrar sobre si luego de saltar al vacío todo lo que venga y ocurra, será mejor que todo lo ya ocurrido. Para ellos, el momento en que la adrenalina y el cortisol inundan la corriente sanguínea no precisa de ninguna cita en el calendario; no es necesario haber comprado antes equipos y trajes especiales, ni haberse desplazado cientos de kilómetros,  para llegar al encuentro donde la vida pone su continuidad en duda. Para estos pueblos que Oxfam señala ser la mitad de la población mundial, la vida en sí misma es un cotidiano oficio y deporte de alto riesgo; y la seguridad sobre el futuro es un limbo que se explora en dosis de 24 horas.
Pero a los ingleses, desde los tiempos de Shakespeare,  siempre les ha podido más la sombra de la historia y el sentido teatral de la vida. Con estos elementos detrás de bastidores han sido convocados a un nuevo dilema/referéndum hamletiano: “Ser o no ser europeos; estar en Europa o salirse de ella”, ésa es la cuestión fundamental de estas horas.

La trama poco a poco se ha ido enturbiando con muchos asuntos: independencia, democracia, bienestar, inmigrantes; y sus opuestos: dependencia, tiranía, pobreza y purismo racial. Todos ellos cabrían perfectamente en un montaje teatral cuya resolución en cualquier sentido, dejaría a los espectadores en estado contemplativo, que se desvanecería a poco de terminado el último acto; pero el referéndum no es un acto de ficción, la teatralidad ha salido a la calle y ya se ha cobrado un muerto: la parlamentaria laborista Jo Cox, asesinada a manos de un terrorista de inspiración ultranacionalista, quien en vez de invocar a Alá el Grande, conjuró su crimen al grito de: “¡Inglaterra, primero!”

Lo cierto es que el referéndum que de teatro tiene mucho, tiene aún mayores implicancias en la vida real de las que pudo suponerse al momento de gestarse su convocatoria; por un lado ha sido una enorme vitrina para resaltar todas las inconsistencias y falencias de la Unión Europea, entidad capturada por un club de banqueros, a cuya cabeza se encuentra nada menos que Jean-Claude Junker, un especialista de la evasión fiscal, y la corte de burócratas que ha impuesto la austeridad en los países de la UE; y el secretismo en los acuerdos de libre comercio,  para favorecer a las grandes corporaciones. Pero por otro lado ha hecho evidente la enorme interdependencia económica entre el Reino Unido y sus pares de la Unión Europea: Europa es el principal mercado de las exportaciones del Reino Unido, le exporta cinco veces lo que le vende a India, China, Brasil y Rusia juntos; Londres y la City londinense, son el principal centro de la industria financiera mundial, donde tienen su sede cientos de miles de empresas privadas extranjeras; y todo esto por la vinculación que tiene el Reino Unido con Europa y con el mundo; roto este vínculo el futuro de la City (1/4 del PBI británico) es poco menos que lúgubre y su repercusión en la economía mundial, solamente predecible —si acaso—, en los parámetros de la matemática del Caos.

Tan impredecible es el panorama si el Brexit, (salirse de la UE), obtiene la mayoría, que el propio gestor del referéndum, David Cameron ha salido a fajarse por la opción Remain, (quedarse en la UE), aunque tiene a buena parte del partido conservador en su contra y afilando los cuchillos para quitarle el premierato, cualquiera sea el resultado del referéndum. El partido laborista, con ciertas reservas,  rechaza la opción del Brexit y la izquierda no parlamentaria está divida: la mayoría apoyando el Remain y una minoría haciendo malabares verbales para explicar el insólito matrimonio que mantiene con el neofacismo de UKIP, (partido por la independencia del Reino Unido).

Entrar a analizar al detalle los argumentos en pro y en contra de cada opción, —a estas horas— resulta un ejercicio inútil, tan inútil que prominentes políticos de la derecha han renunciado a refutar los argumentos que sus propios especialistas jurídicos, financieros y económicos les han alcanzado: “Ya está bueno de tanta información especializada; lo que vale es lo evidente…”. Y tienen toda la razón, porque lo evidente no hay que buscarlo en la argumentación sobre la situación actual,  sino en la conducta nostálgica colonial de las élites y el sentimiento —aún existente en muchos miembros de la clase trabajadora británica— de ser súbditos imperiales. Lo único malo y perverso para ellos es que el imperio ya no existe. Y lo que hay es un choque entre el pensamiento imperial y la modernidad; entre la Inglaterra provinciana, rural y la Inglaterra cosmopolita y multicultural.

“¡Que me devuelvan mi país!”, resume, mejor que cualquier elaborado argumento,  el leitmotiv de la campaña por el Brexit. Ahora bien, cuál es el país disponible para devolución, es un tema incierto: ¿el país cuando el apogeo del imperio británico, previo a la primera y segunda guerra mundiales?; ¿el país de Margaret Thatcher que se embarcó rumbo al pasado para “recuperar” las lejanas Falklands/Malvinas?. Advertidos están por los Estados Unidos que si se van de Europa, la relación especial que le permite al Reino Unido, figurar en el primer lugar, en la larga fila de países que le ofrecen sumisión al imperio estadounidense, ya no será la misma

De ganar el Brexit el añorado país que viene ni siquiera tiene sitio en la Utopía,  sino en un auténtico limbo jurídico, comercial y financiero. Vistas así las cosas, el referéndum, por más democrático que parezca, no puede evitar parecer también un juego, una simple apuesta, una ruleta inglesa que están jugando las élites británicas con la nostalgia.

El capitalismo del siglo XXI ha desarrollado la producción de bienes materiales, servicios y tecnología a niveles exponenciales; el problema es que sus élites no pueden despegarse del Medievo.  Hoy como ayer, y muy al dramatismo de Shakespeare en la tragedia Ricardo III, las élites inglesas son capaces de ofrecer su Reino/Mercado a cambio un caballo/orgullo donde cabalgar fantasiosamente la nostalgia del esplendor pasado.

Una respuesta a “La ruleta inglesa”

  1. Renato Amaro dice:

    Otorongos no tienen escrupulos, se tragan los unos a los otros. No olvidemos que detras de todos estas movidas politicas esta el factor CONTROL FINANCIERO GLOBAL. La oposición a Brexit se basa en dos poderosos intereses de los Yunaites. Se trata de los intereses de los bancos de Nueva York y Wall Street para eliminar al Reino Unido como centro financiero competidor. Porque no olvidemos que los britanicos solo tienen un pie en la UE, debido a que el Reino Unido se le permitió mantener su propia moneda. Los ‘brits’ no utilizan el euro y, por lo tanto, conservan la facultad de financiar el gobierno británico. Grecia, Portugal, España, Italia, Francia, Alemania, etc. estan fregados, no tienen esta facultad. Ellos dependen de los bancos privados para la financiación de sus economias y ya sabemos como les va. No puede haber integracion politica si los ‘brits’ tienen su propio banco y su propia moneda. Washington los quiere a todos bajo el Euro…y ya !….Y asi adios City of London.
    Otra cosa es q la salida de los ‘brits’ puede provocar la salida de outros paises y la OTAN se va de cabeza. Recordemos que segun los Archivos nacionales la UE es una creacion de la siempre industriosa ‘cia’…es mucho mas facil controlar politicamente a la UE q a 28 paises separados los cuales le dan a Washington el apoyo necesario para sus agresiones. Intereses. Todos son intereses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE