FOTOS y VIDEO. Ichupampa, a una semana de la catástrofe que destruyó el pueblo

Destacados Noticias El Búho

Enviado especial: Erick Rodríguez.

sismo Caylloma

sismo Caylloma

sismo Caylloma

sismo Caylloma

sismo Caylloma

sismo Caylloma

sismo Caylloma

sismo Caylloma Ichupampa Sismo Caylloma sismo CayllomaEl pequeño poblado asentado en el medio de una pampa de ichu (paja), es uno de los veinte distritos que conforman la provincia de Caylloma, donde el sismo del pasado 14 de agosto se ensañó especialmente con sus viviendas. En verdad, hay una falla geológica con su nombre y esa destrucción iba a ocurrir tarde o temprano.

Ichupampa, la pampa donde crece el ichu, a 3,400 msnm,tenía sus viviendas cubiertas con techos de paja, como aconseja el criterio práctica y el bolsillo, mientras las paredes son de adobe y piedra. La mayoría de estas construcciones se vinieron abajo y, aunque no mató a ninguno porque la mayoría asistía a las vísperas de la virgen de la Asunción, en Chivay, a 12 kilómetros de distancia.

«El sismo que sacudió Caylloma se produjo por la reactivación de la falla de Ichupampa, que ocurre por primera vez en la historia», sostuvo el jefe de la Subdirección de Ciencias de la Tierra Sólida del Instituto Geofísico del Perú, Hernando Tavera.

Según explicó, esta falla tiene la propiedad que «la fuerza sísmica ‘se estira’ y genera deformaciones como quebradas y cañones;, pero cuando se estabilizan, nuevamente, empieza el proceso de acumulación de energía por lo que en los siguientes años podría producirse un evento similar al registrado el último domingo».

El experto precisó  que un sismo de más de 5 grados de intensidad, como el ocurrido en Caylloma, libera una energía similar a la de una bomba atómica.

Así quedó el templo del lugar, que perdió sus dos torres:

 

LA AYUDA

A una semana del desastre, el pueblo de Ichupampa ha decidido levantar sus escombros y recomenzar, declaró su joven alcaldesa, Rocío Mariela Paricela Huancollo.  Ver vídeo:

 

La autoridad municipal dice que necesitan fundamentalmente maquinaria y combustible para retirar los escombros de las vías y las antiguas viviendas. Además,  restablecer sus canales de regadío ya que el 100% de la población vive de la agricultura. Por último, agua potable para intentar restablecer la vida cotidiana. No se lamenta. Mas bien, intenta transmitir ánimos a «su gente».

Los cifra de solo seis heridos no refleja la situación de angustia que vive la población. Estas son las cifras de la destrucción: De 1500 habitantes, 757 han sido afectados, principalmente en su vivienda porque los damnificados suman 675.

El mayor daño es en las viviendas. Son 64 colapsadas y 202 que, si bien no han caído, son consideradas inhabitables por Defensa Civil. Deberán ser derruidas y edificadas de nuevo. Para un pueblo tan pequeño, esto significa como el 60% de gente que ha quedado sin casa.

Ellos aún esperan ayuda, pero no han perdido el optimismo. La noche del sábado asistieron a la repartición de frazadas y, de manera ordenada, comen de ollas comunes, al mediodía y al atardecer, hasta nuevo aviso.

 

 

A nivel de toda la provincia, la cifra oficial indica el colapso de 382 viviendas, mientras que otros 1,469 inmuebles han quedado inhabitables. Además, 2,143 casas y 13 escuelas presentan daños menores y cerca de 10 kilómetros de vías terrestres se han visto afectadas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE