Dos mujeres con el corazón partido

Desde que un examen de ADN le hizo saber que el bebé que criaba como suyo no era su hijo biológico, Maribel Musaja encontró a la “sangre de su sangre” siendo amamantado por otra mujer. Yovana Vera, quien hizo de madre para el vástago de Maribel, se resistió hasta el último minuto a creer que “su” Liam, no era su verdadero hijo. El intercambio se produjo en medio de lágrimas y desconfianza. La justicia ordenó que se haga “de grado o fuerza”.

La Revista

intercambio-bebes“No, no lo voy a entregar, porque yo le he dado la vida. No habrá estado en mi vientre, pero igual yo le di la  vida, le di de lactar, lo llevo conmigo siempre”, habría dicho Yovana Patricia Vera a las autoridades, sin  asimilar completamente lo ocurrido.  No podía aceptar que esa carita, depositaria de sus besos desde abril  hasta ahora, no fuera su hijo y debía separarse de él. ”No puedo imaginarme que no esté a mi lado, mi Liam”, declaró en una entrevista, concedida a la televisión limeña.

Desconcertado ante esta actitud, el juez de familia del módulo de Cerro Colorado, donde se ve el caso, Giancarlo Torreblanca, reaccionó. “Se ha priorizado el interés superior de los niños”, explicó al Presidente  de la Corte Superior al dar cuenta de la medida coactiva que adoptó. Ambas madres debían concurrir,  diariamente, al módulo de Justicia para intercambiar a los bebés que tenían solo en custodia, durante una hora. Pero el primer día, el martes 20, los psicólogos las persuadieron que el intercambio no debía demorar “ni un minuto más”. Ese mismo día se produjo el intercambio definitivo, de manera discreta, pero en medio de lágrimas y desconcierto….

Lea el artículo completo en la edición impresa

 

También puedes ver

No se encontraron resultados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE