A dos meses del terremoto, pobladores de Caylloma se quejan por disminución del turismo

Noticias El Búho
sisimo Caylloma

Si hay algo que preocupa a las autoridades de Caylloma más que la rápida reconstrucción de las viviendas en el distrito, es la falta de trabajo. Dos meses después del terremoto ocurrido el 14 de agosto en la provincia donde está ubicado el valle del Colca, el turismo se ha reducido en un 60% y en los distritos más afectados los campos no han sido cultivados por falta de agua para el riego. El terremoto dañó los canales que distribuían el líquido a las chacras, algunos terrenos quedaron enterrados por los deslizamientos, y otros están agrietados.

“El periodismo se ha olvidado de algunas cosas. Han dejado a Caylloma con la imagen de que está completamente destruida, pero se han olvidado de que ya hemos avanzado con algunas cosas y que necesitamos trabajo. Si bien algunas carreteras estaban obstruidas, actualmente todas están en perfecto funcionamiento”, explica Rómulo Tinta Cáceres, alcalde de la provincia de Caylloma al Congresista Horacio Zeballos Patrón, quien acudió el pasado sábado 8 de octubre a realizar una labor de inspección a los avances de reconstrucción a los distritos que más sufrieron del sismo en la provincia. Y en efecto, ambos recorrieron los distritos de Ichumpapa, Yanque, Maca, Achoma y Coporaque. La carretera se encuentra en perfectas condiciones.

Rómulo Tinta Indica que, si bien son muchos los damnificados, aun se piensa que toda la provincia está desolada, destruida e intransitable y por ello los turistas ya no vienen al lugar a pesar de estar en plena temporada alta.

Otro problema que aqueja es el daño que sufrieron los canales que llevaban el agua a las zonas de cultivo. Días después del 15 de agosto debió empezar a cultivarse los campos. Pero el sismo provocó deslizamientos sobre algunos campos y dañó los canales por los que transita el agua, que ahora no llega a todos los distritos.

ICHUPAMPA

Rocio Paricela Huancollo, alcaldesa del distrito de Ichupampa, menciona que tienen víveres, pero le preocupa más la falta de trabajo “No podemos estar viviendo de la caridad de la gente” indica. La autoridad menciona que después del sismo, INDECI hizo dos calificaciones entre las viviendas del lugar: afectados y colapsados. Los primeros requerirían una refacción de sus viviendas y en ellas supuestamente se podría vivir. En el segundo caso, eran no habitables y para ellos se pidieron los módulos de vivienda. Sin embargo, a medida que pasaban los días, las réplicas terminaron de derrumbar algunos muros y otras viviendas terminaron de colapsar.

La alcaldesa indica que luego del terremoto ellos hicieron su evaluación, y calificaron 276 viviendas como inhabitables. Sin embargo, cuando INDECI y el Ministerio de Vivienda llegaron, hicieron su propia evaluación sin tomar en cuenta a la autoridad local. Ambas instituciones determinaron que eran 148 las viviendas inhabitables y enviaron el mismo número de módulos de vivienda. El material de 15 de ellas se encuentra apilado en la loza deportiva ubicada a espaldas del municipio. La alcaldesa indica que faltan algunas partes, pernos y tuercas para su construcción, mientras tanto la gente sigue ocupando viviendas inhabitables.

Por otro lado, el terremoto produjo también deslizamientos que afectaron áreas de cultivo. Según la alcaldesa, por este motivo y la falta de agua, solo 30% del terreno de cultivo de Ichupampa está siendo trabajado. Ichupampa es un distrito eminentemente agrario, el turismo casi no se desarrolla en la localidad.

Esta misma situación se vive en los demás distritos de la zona. Por ejemplo, el alcalde del distrito de Lari, Milton Marcacuzco Palomino, menciona que, en su distrito, de las 640 hectáreas de cultivo son 150 las que han quedado sin trabajarse.

En el recorrido por los demás distritos la situación es similar. Por la carretera pueden verse que los campos de cultivo amarillos, secos y abandonados por la falta de agua. A Rómulo Tinta Cáceres esta situación le preocupa mucho, los donativos que llegaron luego del terremoto ha ayudado a paliar de la situación. Pero, al igual que la alcaldesa de Ichupampa menciona que no pueden estar viviendo de la caridad. Pide al congresista que interceda por él. Solicita que en los trabajos de reconstrucción se contrate a empresas locales, y que la mano de obra calificada y no calificada sea de la provincia, de lo contrario, cuando llegue la época de cosecha la gente no tendrá que comer.

El congresista Horacio Zeballos resalta la falta trabajo y proyectos de regadío en la zona. “Si hubiera trabajo el pueblo de Caylloma empezaría a levantarse solo”, menciona. Desde su posición intercederá ante el gobierno para comunicar esta necesidad, además de ello que exista celeridad con algunos proyectos de canales de regadío y sistemas de riego que los alcaldes tienen atrasados y por observaciones que les hacen constantemente para lo cual también piden ayuda pues si se concretaran podrían crear trabajo para su población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE