REPORTAJE. La ley del más fuerte en la Corte de Justicia de Arequipa

Destacados Noticias El Búho

 

 

Nunca se había dado un caso en que un magistrado denunciara a otro por maltrato. Menos aún, por difamación, tras un altercado en el que un juez superior insultaba públicamente a una jueza; sin embargo, en la Corte Superior le han restado importancia a las graves ofensas que profirió Percy Gómez Benavides contra Sandra Lazo de la Vega. En su defensa, el magistrado intentó desvirtuar las acusaciones argumentando que la jueza estaba menopáusica. La pregunta es, si una jueza no recibe justicia ante conductas machistas en la propia Corte, ¿qué le espera a otras víctimas de violencia de género?

 

“Levantar la voz no es mi estilo”, dice el presidente de la Primera Sala Penal de Apelaciones, Percy Gómez Benavides, para dar a entender que es un magistrado amable y de buen trato. Ciertamente, mientras él baja el tono de sus palabras, tres de sus compañeros de trabajo han levantado la voz para quejarlo por maltrato laboral ante la Oficina de Control de la Magistratura (ODECMA – Arequipa), desde el pasado 28 de marzo, sin resultados. Justo cuando la violencia de género se ha tornado en un tema sensible para la opinión pública, la jueza superior titular, Sandra Lazo de La Vega Velarde, el juez superior provisional Víctor Zúñiga Urday y la entonces especialista de audiencias, Patricia Posadas Larico, aseguran que Gómez Benavides les habría faltado el respeto en el ejercicio laboral, enrostrándoles su elevada posición de titular y presidente de Sala, y ofendiendo a las damas por su condición de mujer.

Todo empezó a finales del año pasado, explica la jueza Sandra Lazo de La Vega, cuando el presidente de la Corte Superior de Justicia de Arequipa, Jhonny Cáceres Valencia, le pidió –“me suplicó”, que formara colegiado junto al juez Víctor Zúñiga, con el doctor Percy Gómez. Al parecer, ningún magistrado quería trabajar con él porque ya existían varias quejas contra su especial trato para con los demás, señaló. Sin embargo, ante el pedido del presidente, Sandra Lazo y Víctor Zúñiga, aceptaron. “No imaginamos lo que pasaría después”, advirtió la jueza.

Perdiendo el papel

Durante una audiencia llevada a cabo en la primera semana de enero del 2016, el juez superior provisional Víctor Zúñiga Urday utilizó uno de los papeles en blanco del presidente de la sala para anotar las intervenciones de los abogados y las declaraciones de los testigos. Zúñiga Urday cuenta que este hecho insignificante despertó la ira de Percy Gómez Benavides, quien ofuscado, le llamó la atención en plena audiencia de manera agresiva, diciéndole que no debía utilizar el material del presidente de la sala.

Esta sería, continuó Víctor Zúñiga, “la primera de muchas otras llamadas de atención y agravios contra mí. Luego empezaría a recriminarme por mi condición de provisional. Según él (Percy Gómez), yo debía sujetarme sin quejas ni murmuraciones a su condición de presidente de Sala y juez titular”.

jueces-denunciantes

Basta ya. Jueces Patricia Posadas, Sandro Lazo de la Vega y Víctor Raúl Zuñiga, decidieron romper el silencio de años para denunciar a Percy Gómez.

 

Pagando piso

“El juez Percy Gómez había estado de permiso médico varios días”, manifestó la especialista de audiencias –hoy jueza suplente de Paucarpata- Patricia Posadas Larico. Yo, entre mis obligaciones laborales, tenía que armar el Rol de Audiencias. Entonces, explicó Posadas, el 2 de marzo de este año, el juez la llamó a su despacho y le increpó por el cuadro de audiencias. Cuando Patricia Posadas le preguntó cuál era el error, el doctor Gómez le dijo que  le había asignado los casos más complicados y, volviendo a criticar al juez superior suplente Víctor Zúñiga le hizo saber, que los casos más difíciles los tenía que llevar él. “Como una suerte de pagar piso”, resaltó la especialista de audiencias.

“Me sentí mal ante su llamada de atención”, dijo Patricia Posadas. Al día siguiente, la especialista de audiencias no fue a la Corte de Justicia y estuvo pensando en renunciar a un trabajo que viene desempeñando desde hace cinco años. “Yo distribuí correctamente los casos que le debía tocar a cada uno de los jueces”. La llamaron de la Presidencia de la Corte Superior de Justicia de Arequipa para promoverla como jueza suplente en Paucarpata, lo que ella aceptó de inmediato. El 4 de marzo trabajó por última vez en la Primera Sala Penal de Apelaciones encabezada por el Juez Percy Gómez Benavides. Y meses después se animó a presentar un escrito al Presidente de la Corte, narrando la desagradable experiencia, así como la actitud descortés de Gómez Benavides, quien se dirigía “a gritos” a sus colegas magistrados.

Agravios machistas

“El señor Percy Gómez arremetió nuevamente contra Víctor Zúñiga por su condición de provisional y yo salí en su defensa”, dijo la jueza Sandra Lazo de La Vega Velarde. Expresó que ya eran varias, las veces, que el presidente de la sala criticaba y cuestionaba a Víctor Zúñiga y que, por ello, Lazo de La Vega no podía continuar aislada ante esta actitud irrespetuosa. Cuando le hizo saber al doctor Gómez Benavides sobre esta situación, él le preguntó por qué lo defendía tanto, de un modo sarcástico que ella no toleró. Cuando se puso firme, “él me gritó”, cuenta. Y cuando le pedí que se retire de mi despacho, vociferó desde el pasillo, en presencia de los litigantes, “la secretaria que llegó a jueza, vendiendo cuerpo y alma”, refiere.

En esta situación límite, ella decide, junto al juez Raúl Zuñiga, presentar una queja formal ante el Presidente de la Corte, Jhonny Cáceres, quien después de retener el caso varias semanas lo transfiere a la Oficina de Control (ODECMA) donde aún no se resuelve nada.

Pero lo que más sorprende de este hecho es que, en el descargo que ante esta queja presenta Gomez Benavides a Presidencia, vuelve a insultar y menospreciar a Lazo de la Vega por su condición femenina. “Se refirió a mí como una mujer de 50 años, menopáusica, acusándome de mal carácter por mi condición de no tener hijos, tema que es doloroso para mujeres de mi edad que no hemos tenido el goce de la maternidad”, resaltó.

Preguntado sobre este hecho, que la magistrada hizo público en víspera de la marcha “Ni una menos”, Jhonny Cáceres lo minimizó y aseguró que se trataba de un conflicto “personal” entre estos dos magistrados y que “ya los había instado a disculparse mutuamente”.

Frente a estos agravios , por escrito, Lazo de la Vega ha presentado una querella por Injuria y Difamación, que aún no es admitida en la Corte Superior de Justicia de Arequipa.

HABLANDO DE MÉRITOS

Pero más allá de la conocida altanería de Gómez, resulta preocupante la persistente reticencia del magistrado a resolver las causas oralmente como prescribe el nuevo código procesal penal y la necesidad de agilizar la administración de justicia. Son muchas las razones que podrían atribuirse para esta actitud, pero la consecuencia única es el retardo en la administración de justicia y la falta de transparencia en cuanto a las motivaciones de los fallos.

“La sala donde despachaba era conocida como la sala de las nulidades”, refiere Lazo de la Vega, explicando que ese modo de “resolver” una causa ha sido muy usada por este magistrado, lo que puede comprobase en las estadísticas y archivos de la Corte lo que, a su juicio, es una afrenta a la justicia, pues perjudica a ambas partes litigantes y recarga innecesariamente el número de procesos sin resolución.

Como ella, hay otros magistrados y abogados que observan esta situación. Así se desprende de las evaluaciones que solía hacer el Colegio de Abogados a los magistrados de la Corte local, en la que Gómez Benavides obtuvo una calificación de 6 puntos sobre 2, a pesar de lo cual, se le ratificó sin problemas.

En cambio, Lazo de la Vega, jueza superior titular, como él, tiene una evaluación muy superior. Según la Resolución del Consejo Nacional de la Magistratura del año 2012, “en los referéndums llevados a cabo por el Colegio de Abogados de Arequipa, en los años 2006 y 2007, registra resultados aprobatorios que la califican mayoritariamente como una buena magistrada, de lo que se desprende que cuenta con la aceptación de la comunidad jurídica”.

Además, según el informe de las resoluciones emitidas en audiencia durante los meses de enero y junio de este año, la jueza Sandra Lazo de La Vega ha expedido un total de 48 autos mientras que el Presidente de Sala, Percy Gómez, sumó únicamente 7.

Testigos

Pese a que aseguró no haber visto personalmente el supuesto comportamiento inadecuado de Percy Gómez, el juez superior Fernán Fernández contó que dos funcionarios, que no son parte de esta denuncia, se le habrían acercado para manifestarle su indignación acerca del trato laboral que acostumbra dispensar el presidente de la Primera Sala Penal de Apelaciones. Por su parte, la fiscal Superior Coordinadora de la Provincia de Arequipa, Miriam Herrera, informó que será testigo en el proceso judicial que ha interpuesto la jueza contra Percy Gómez. Pero no quiso adelantar opinión a la prensa.

Otro juez que fue víctima de su despectivo trato, fue Jaime Coaguila, con quien Gómez Benavides tampoco escatimó calificativos, los que figuran en documentos, por si hiciera falta recordarlos. Una especie de red de influencias en las altas esferas del Poder Judicial y otras autoridades, tejidas a lo largo de los años, sería la que lo ha protegido de sanciones e, incluso, de que alguien lo “pusiera en su sitio”.

El descargo de Percy Gómez

“Yo, principistamente, creo que las cosas de casa se arreglan en casa”, escribió Percy Gómez en el descargo que envío a la Presidencia de la Corte, ante la queja interpuesta por sus compañeros del colegiado. En él consigna las desafortunadas frases contra Lazo de la Vega, pero no explica sus razones.

En el segundo párrafo de este descargo se lee: “Compruebo una vez más, la gran quiebra de valores, que alcanza a nuestra sociedad y que presumiblemente afecta a la Señorita Lazo de La Vega Velarde, al expresar textos, que estimo, solo obedecen a una expresión de su temperamento emotivo incontrolable que ostenta, y probablemente justificado por su edad, cerca de 50 años, y probablemente por el periodo menopáusico, que es un fenómeno muy humano en las damas a cierta edad y que transforma la conducta…” Luego, en las siguientes líneas del mismo párrafo, el juez Percy Gómez se describiría como un ciudadano y un profesional principista y lleno de condecoraciones. “Mi imagen, (es) conocida y respetada por toda la comunidad”, subrayó.

En declaraciones a El Búho, Percy Gómez dijo que en sus 30 años de trabajo nunca había tenido una sanción, ni una multa. “A mí, me conoce mucha gente. Yo no soy violento. Al contrario, he tenido siempre una actitud tranquila. Hasta bromista”. Frente a la versión del juez Víctor Zúñiga, Gómez Benavides manifestó que no lo había tratado inadecuadamente. “Yo también he sido provisional”, justifica. Sobre la especialista de audiencias, Patricia Posadas, refirió que le había preguntado con cordialidad por qué le había tocado a él los casos más difíciles y que ella “se sensibilizó”. Levantar la voz no es mi estilo, dice, más bien, a mí me han llamado viejo. No quiso especificar en qué situación le habían lanzado ese apelativo.

6 respuestas a “REPORTAJE. La ley del más fuerte en la Corte de Justicia de Arequipa”

  1. Avatar aldo dice:

    QUIEN ELIJE ESOS MAMARCHOS JUECES
    TENIENDO UNA JUVENTUD TAN PRAPARADA.. ALGO ES FALLANDO ES INACEPTABLE!!

    • Avatar Sharoncita dice:

      El CNM elige a los jueces y fiscales, y los del CNM son elegidos por instituciones y colegios profesionales con voto de todos, tal vez alguna vez votaste Aldo. En el poder judicial hay de todo, lo importante es que la mayoría son correctos

  2. Avatar Juan Luis Rodriguez dice:

    Si salieran más valientes a declarar este sujeto estaría preso

  3. Avatar Javier dice:

    Que vergüenza q algunos jueces tengan esos comportamientos, pero es sabido q algunos jueces q trabajan n algunas cortes de justicia, tienen un pésimo trato al personal jurisdiccional, no es ajeno a lo narrado en este artículo, se debe mejorar todo ello, al final los empleados de una corte de justicia sean profesionales o no, están al servicio de nuestro país y este tipo de situaciones deja una mala imagen al poder judicial.

  4. Avatar Juan Perez dice:

    Este es el nivel pauperrimo de jueces que hay en Arequipa, con salvadas excepciones. Por eso este cinico y mediocre juez se cree la ultima chupada del mango y alucinandose un reyezuelo de la Corte ningunea a los demas magistrados de menor nivel. Sabe Dios cómo habrá accedido al cargo hace 30 años este sujeto, pero por lo visto con nada santos recursos. Una verguenza.

  5. Avatar VIDAL dice:

    ESTE JUEZ SE CREE LO QUE NO ES , CLARO POR LA EDAD YA ESTA EN DECLIVE Y LE ATERRA Y ES POR ESO SU CONDUCTA, DICE SER AMABLE PERO ES UN VIL HIPOCRITA, LA VERDAD EL DIA QUE DEJE EL PODER PERJUDICIAL SERA UN PARIA MAS…… UN DON NADIE… QUE HASTA UN PERRO LO ORINARA .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE