¿Y ahora qué? Agenda para después de la lluvia

Destacados Noticias El Búho

 

  

En Arequipa todos olvidan las muertes de verano, hasta que las lluvias les refrescan la memoria. Es cierto que desde hace décadas las precipitaciones no se presentaban tan extensas ni copiosas, pero cada año la tragedia sigue siendo la misma. En Paucarpata, por ejemplo, un proyecto extrañamente desechado pudo haber salvado una vida y cuantiosos bienes. Cuando la falta de prevención y desidia se juntan, llueve sobre mojado.

El 29 de enero de este año, a las 17:00 horas, un inesperado deslizamiento de rocas y lodo descendió como una maldición en el asentamiento Villa Pichu Pichu, en el distrito de Paucarpata. El huaico sorprendió a decenas de familias que, con suerte, lograron salvar sus vidas buscando refugio. No todos tuvieron esa suerte. Ángel Venegas Mamani de 30 años de edad, después de ayudar a su esposa y a su hija de 8 meses a llegar a un lugar seguro, fue arrastrado por la corriente del huaico.  Su familia vio con impotencia como era tragado para siempre por la furiosa masa de lodo.

El Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) informó en aquel momento que solamente ese huaico había dejado a 90 familias damnificadas, 15 viviendas afectadas y 3 casas completamente inhabitables. La tragedia de Ángel Venegas ocurrió luego de un intenso aluvión que afectó esa zona, principalmente, debido a la ausencia de obras de prevención para encauzar el ingreso de torrenteras en temporada de lluvia.

Fríos como la lluvia

El problema siempre es el mismo. En época de lluvias Arequipa se ahoga y sus autoridades ediles nunca terminan de aplicar un plan de contingencia. Hace un par de años, el 2015, Indeci informó que tuvieron 106 emergencias. Arequipa estuvo entre los 4 departamentos con mayor número de emergencias en todo el país.

Siempre se hablan de daños en viviendas, vías de tránsito, y pérdidas humanas; lo único que varía son las cifras. Los destrozos ocasionados por lluvias en los últimos tres años, solo disminuyeron en el 2016, pero este año los números superaron la cantidad de fallecidos: 2 en el 2015 a 4 en el 2017 (ver cuadros).

Proyectos hundidos

El distrito de Paucarpata presenta una geografía idónea para los deslizamientos de lodo y piedras durante la temporada de precipitaciones. Desde hace años necesita un plan de contingencia. A pesar de las cifras, no se ha realizado, incluso cuando una consultora a cargo del arquitecto Edwin Ríos realizó un mapeo de zonas afectadas, en febrero del 2015, para exponer las áreas más vulnerables del distrito. En ese entonces el alcalde recién electo, Luis Cornejo Nova, no tuvo a bien asumir el costo económico de ese estudio. Argumentó que la temporada de lluvias ya se estaba extinguiendo para aquel año, y había problemas “más importantes”.

El estudio previo tuvo un costo de 3 mil soles, mediante el cual se expuso al alcalde distrital, junto a su gerente de Desarrollo Urbano, Luis Rodríguez, lo imprescindible que era realizar el estudio completo. Éste tendría una duración aproximada de 4 a 8 meses; y en base a él se podrían dar una serie de disposiciones y recomendaciones para evitar que los aniegos continuaran dañando el distrito en épocas de lluvias.

Edwin Ríos refiere que  el proyecto completo iba a ser ejecutado por un equipo multidisciplinario, que realizaría un levantamiento y expondría  un diagnostico detallado del lugar, propuestas para la comuna y desarrollo de proyectos que indicaría el lugar y la manera adecuada de construir drenajes, laterales, canales, etc.

Este proyecto hubiera reducido en un 70% los daños que cada año ocurren en Paucarpata por las intensas lluvias; Ríos explica que el proyecto hubiera tenido un costo aproximado de solo 80 mil soles. Sin embargo, el burgomaestre desechó la propuesta, y ahora gastará aproximadamente 200 mil soles para reparar toda la infraestructura dañada en el distrito.

El área encargada de realizar este tipo de proyectos de prevención es el Comité de Defensa Civil del distrito, quienes, luego de realizar una evaluación profunda de su geografía, elevan este documento a la alcaldía, la cual posteriormente es dirigida a la Municipalidad Provincial para las gestiones del caso y así conseguir el presupuesto para poder ejecutar las obras necesarias de prevención.

Al momento de reunirse el arquitecto Ríos con los encargados, en aquel momento, de esta área; no estaban debidamente capacitados para realizar este tipo de mapeos y tampoco contaban con equipos para ejecutarlos, explica Ríos. La Gerencia de Desarrollo Urbano debía gestionar directamente el presupuesto con Defensa Civil para ejecutar obras de prevención, pero previo estudio y evaluación de las condiciones en su jurisdicción.

Esta dejadez de la Municipalidad de Paucarpata no solo afecta a su jurisdicción, sino también al distrito de José Luis Bustamante y Rivero, ya que es directamente afectado por los huaicos que descienden desde las partes altas de Paucarpata; obras como las pistas de la avenida Jesús y Kennedy, construidas por Marcio Soto en la anterior gestión, se encuentran en este momento bastante dañadas. Al final, si este año no se exige la implementación de planes de contingencia todo será “bla bla bla, llueve sobre mojado”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE