Stefany Lizárraga: ver teatro, una experiencia vital

El achorado culto Miguel Almeyda Morales

 

Ficha técnica: Caballo de noche

Autora: Paloma Yerovi

Dirección Hugo Riveros

Productora: Jessica Vidal

Elenco: Mario Bedoya y Stefany Lizarraga

Lugar: Teatro UMBRAL jueves, viernes y sábados 8 pm

San francisco 204, interior 110

 

Dos personajes se encuentran en medio de la nada, allí se inicia y finaliza la búsqueda de algo. Es como el espacio entre la vida y la muerte, es el silencio o la violenta irrupción de la danza, de los diálogos sobre el perdón, de la memoria, del pasado que nos persigue, lo no dicho, como si todos tuviéramos deudas aun. Son muchas imágenes que quedan en la mente del espectador después de ver la obra, pero una cosa es indudable, la energía vital y arrolladora de Stefany. Conversamos con ella a propósito de la temporada de Caballo de noche.

Cuéntame, ¿Cómo se llama la obra?

Se llama Caballo de noche. La autora es Paloma  Yerovi. Llegue a la obra porque la productora Jessica Vidal me convocó, me dijo que el director Hugo Riveros buscaba alguien que bailara y actuara a la vez, ya que en la obra  había un fragmento donde se mostraba el proceso del baile, que se fue diluyendo después, en la creación; pero algo queda, un zapateo.

¿Tienes experiencia de bailarina?

Llevo bailando 24 años, danzas peruanas en general. Así comparto mi pasión con el teatro. Entré al teatro en 2007. Empecé desde abajo, barriendo el escenario, siendo utilera,  cargando telas con el grupo  PANDA producciones que ahora es PANDA teatro Impro-  Renato Pantigozo es el que me abrió las puertas del grupo,  aprendí con ellos y de ellos. Genial, fue mi primera experiencia en las tablas,  tengo varias obras: Cuadros de amor y humor al fresco, comedia,  Confesiones, que me gustó mucho, de Rodolfo Guillén. En teatro  para niños hice:  Confusión en el cuento, Donde esta Rudolf, aquí bailaba festejo,  me gusta fusionar esas artes, no canto mucho, pero si se da la oportunidad, genial. Luego he trabajado con Teatrando en Parasicosis  1 y 2, El hombre del subsuelo,  con UMBRAL, Mujeres ante el sepulcro y con Ilusiones participe en El loco de los balcones. Tengo alguna experiencia en el teatro, aunque me cuesta creerlo o no quiero creerlo, pienso que recién estoy en el inicio del camino y que me falta mucho por recorrer. Quisiera permanecer así, para estar dispuesta  a aprender de todo lo que venga y así decir: Que más, que más, con qué me va retar este personaje, esta obra, esta puesta.

¿Cómo fue el proceso de creación en Caballo de noche?

Es uno de los personajes que más me costó, desde que recibí el libreto, la primera vez que lo leí, me arranque a llorar. Pensé que era por el primer impacto, así que lo volví a leer y otra vez terminé llorando. Me atrapó el texto desde el inicio, me dije: Yo quiero hacerlo. Pero lo veía bastante complicado puesto que no es una obra digerible, no es fácil de entender, ni para el público, ni para los actores, ni para el director, todos hemos hecho un gran trabajo de mesa. Bastante fuerte para poder encontrarnos y encontrar la verdad en nosotros para sacar el personaje.

¿Cómo creaste tu personaje?

Primero fue por el baile, ya que mi personaje siempre quiso ser bailarina, siempre habla de los caballos, siempre habla de su relación con el padre. Yo en mi vida personal siempre he estado atada al baile, a la marinera y la relación con mi padre es especial, bonita, eso me ayudó muchísimo a encontrar la esencia de este personaje, porque tiene un carga emotiva fuerte que si no la sientes, no la puedes sacar, tienes que interiorizar mucho, el trabajo de telas me ayudó muchísimo.

Hay un vestido de tu madre en la obra

Es el vestido con el que se casó. Eso tiene una carga emotiva impresionante, el hecho de que yo pueda llevar su vestido y que mi mamá fue a ver la obra  con mi papá. Es un vestido rojo que usó cuando se casó,  ella me lo dio hace tiempo y me dijo: Te puede quedar, úsalo, póntelo, pero es muy distinto ponérmelo, no como Stefany, sino como el personaje de la mujer. Imagínate con tanta carga, el vestido y el personaje.

Cómo manejas esa carga emocional, ¿Separas o tomas distancia?

Me dejo llevar por el personaje, porque ya sé que si meto lo mío (que ya me pasó una vez,) comienzo a desmoronarme, pierdo el control y eso creo que no se debe hacer. Si me cargo del sentimiento y la emoción, no puedo permitirme ese descontrol, se perdería el texto de la obra, uno es el personaje pero también está presente, conciente de que cuentas una historia, de que estás actuando.

El texto es complicado

Leía el texto mañana, tarde y noche y cuando creía que ya lo sabía, tenía que empezar de nuevo. Hacia todo diciendo el texto, pero se llega a fijar cuando comparto el trabajo con Mario  Bedoya. En los ensayos le fuimos encontrando  la razón, por qué decimos eso, por más que sea abstracto, nos preguntamos  qué quería decir la autora. Hicimos mucho trabajo de mesa, incluso después del preestreno nos volvimos a juntar otra vez para interiorizar otras frases que no tenían la carga necesaria.

El otro personaje te da un montón de lecturas, después de ver la obra yo tenía muchas lecturas, me fui pensando en las imágenes, me sentí emocionada pero lo fundamental es que me hice preguntas sobre mi propia historia.

Si vas a ver una obra de teatro es porque te vas a llevar una experiencia, tienes que salir con algo sí o sí.

Planes para el futuro

Estaré en No hay ladrón que por bien no venga con UMBRAL. El teatro arequipeño ha crecido muchísimo, cuando comencé éramos tres o cuatro grupos, ahora son muchos más. Lo importante ahora es que el público venga, consuma nuestros productos y se divierta.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

SUSCRIBIRSE